Análisis & Opinión

Argentina tumultuosa

Ezequiel Giletta

Ezequiel Giletta es politólogo argentino y Editor de Asuntos del Sur.

  • Lun, 12/31/2012 - 13:52

La víspera de Navidad encontró al país viviendo días de violencia debido a saqueos a supermercados y comercios en diversas ciudades del país, que además de las pérdidas económicas costaron la vida a cuatro personas. Aún no hay certeza sobre quién instigó estos violentos hechos.

El pasado 20 de diciembre en la turística ciudad de Bariloche, al sur del país, comenzó una ola de saqueos organizados que luego se trasladaría a las provincias de Santa Fe, Tucumán, Chaco y Buenos Aires. Alrededor de 300 locales comerciales sufrieron estos saqueos en 40 ciudades del país, y otro centenar de comercios sufrieron algún tipo de daño en sus instalaciones.

Fin de año movidito. Ni el más pesimista de los kirchneristas hubiese pensado que luego de un histórico triunfo en las presidenciales el gobierno tendría un año tan complicado.

El gobierno nacional acusó por estos desmanes a sectores del sindicalismo opositor, específicamente a Luis Barrionuevo (con experiencia en organización de grandes disturbios) y Hugo Moyano, líderes de gastronómicos y camioneros respectivamente.

Moyano pasó de aliado central a enemigo número uno del kirchnerismo, luego de romper relaciones con la actual presidenta. Eso le vale constantes acusaciones y reproches por parte del gobierno, como la que directamente le hicieran el Jefe de Gabinete y el Secretario de Seguridad de la Nación al comenzarse los disturbios.

Aún no se sabe quién o quiénes fueron los autores intelectuales de los saqueos, pero cierto es que lograron su cometido: alterar la paz social del país y el cierre del año de un gobierno sumamente golpeado a lo largo del 2012.

Otro revés judicial a la ley de medios

Luego del rechazo al primer per saltum que el Ejecutivo presentó a la Corte Suprema de Justicia, el juez de primera instancia declaró constitucionales los artículos de la ley de medios cuestionados por el grupo Clarín. Sin embargo, tras la apelación del grupo la Cámara Civil y Comercial Federal decidió prorrogar la medida cautelar que impide la total aplicación de la ley. En este escenario, la Procuradora General de la Nación le solicitó a la Corte que se expida anulando la medida cautelar. Sin embargo, la Corte acaba de rechazar el segundo per saltum del Ejecutivo por cumplir con los requisitos de admisibilidad, sin expedirse sobre la cuestión de fondo (constitucionalidad) y manteniendo en vigencia la cautelar que beneficia a Clarín.

De esta manera, la principal batalla política y simbólica del gobierno de Cristina Kirchner deberá esperar a los tiempos judiciales y tendrá resolución en 2013, año donde el gobierno tendrá que juntar fuerzas para enfrentar otra batalla: la electoral.

Fin de año movidito. Ni el más pesimista de los kirchneristas hubiese pensado que luego de un histórico triunfo en las presidenciales el gobierno tendría un año tan complicado. Y para colmo de males, los sindicatos ya están discutiendo los aumentos salariales para el próximo año, tema al cual el gobierno quiere ponerle un tope. Las predicciones futuristas mejor dejarlas de lado. El 2013, incierto.

*Esta columna fue publicada con anterioridad en el centro de estudios públicos Asuntos del Sur.

Ezequiel Giletta

Ver más columnas del autor

Comentarios

|