Análisis & Opinión

Día Mundial del Medio Ambiente: una economía verde, ¿te incluye a ti?

Katrina Cooper

Katrina Cooper es embajadora de Australia en México.

  • Mar, 06/05/2012 - 18:47

Celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA), una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. DMMA dio inicio en 1972 y es el mayor evento anual celebrado más ampliamente a nivel mundial que tiene como objetivo una acción medioambiental positiva.

El tema de 2012 para el DMMA es: “Una economía verde: ¿te incluye a ti?”. Cabe mencionar que una economía verde se concibe como un entorno económico que alcanza bajas emisiones de carbono y la eficiencia de los recursos, y que al mismo tiempo sea socialmente incluyente.

Este tema es particularmente importante para Australia. Comprendemos que la prosperidad de nuestra sociedad y la fortaleza de nuestra economía dependen de un futuro con bajas emisiones de carbono y de la protección del medio ambiente. Es por ello que, al igual que México, comprendemos que para lograr un futuro sostenible la respuesta a la pregunta que plantea el tema del DMMA de este año tiene que ser “sí”.

Australia está haciendo su parte en términos de avanzar hacia una economía verde, incluyendo nuestro paquete de medidas para un Futuro con Energía Limpia, el cual entrará en vigor el 1 de julio de 2012. Este paquete de medidas forma parte de un plan a largo plazo para reconfigurar la economía de Australia, brindar mayor certidumbre para impulsar la innovación y ayudar a evitar los mayores costos que derivan de acciones tardías encaminadas a hacer frente al cambio climático. El plan de amplio alcance aspira a reducir de manera significativa la contaminación, introducir un precio al carbono e invertir miles de millones de dólares en energías renovables.

Todos compartimos el mismo planeta y todos tendremos que enfrentar las consecuencias de las decisiones en materia del medio ambiente que tomemos en el presente. Por el bienestar de todos, debemos decidir formar parte de la economía verde.

Dicho paquete de medidas también incluye un objetivo a largo plazo para el año 2050: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 80% por debajo de los niveles del año 2000. El precio del carbono es un componente central del paquete porque impulsará reducciones de emisiones a lo largo y ancho de la economía de Australia. Es uno de los cuatro componentes del paquete, el cual también incluye brindar apoyo significativo a las energías renovables, impulsar oportunidades en materia de eficiencia energética y apoyar acciones en el sector agrario para almacenar carbono.

Además, el gobierno de Australia ha fijado un Objetivo de Energía Renovable de 20%, el cual ha sido concebido para asegurar que este porcentaje del suministro de energía eléctrica en Australia provenga de fuentes renovables para el año 2020. El gobierno de Australia también está sumando esfuerzos con el sector industrial de mi país para desarrollar fuentes de energía renovable y tecnologías de carbón limpio.

Australia también continúa trabajando estrechamente con otros países, incluyendo México, para desarrollar una solución global al problema del cambio climático. Australia está trabajando de manera constructiva en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático con miras a alcanzar un logro jurídicamente vinculante en materia del clima global que a su vez sea efectivo, justo y eficaz.

México también ha incluido un enfoque en el “crecimiento verde” este año en el G20, cuyos líderes se reunirán en Los Cabos en dos semanas más. Asimismo, una “economía verde en el contexto del desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza” es uno de los dos principales temas de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Rio+20), a realizarse en Río de Janeiro durante este mes de junio.

En el contexto del Día Mundial del Medio Ambiente 2012, debemos reafirmar la importancia de lo que significa participar de la economía verde, no sólo los gobiernos, sino también todos nosotros. Todos compartimos el mismo planeta y todos tendremos que enfrentar las consecuencias de las decisiones en materia del medio ambiente que tomemos en el presente. Por el bienestar de todos, debemos decidir formar parte de la economía verde.

*Esta columna fue publicada originalmente en Excelsior.com.mx.

Katrina Cooper

Ver más columnas del autor

Comentarios

|