Análisis & Opinión

Guatemala: versión negativa del Baktún 13 en internet

Mario Antonio Sandoval

Mario Antonio Sandoval Samayoa es periodista, escritor y comunicador social. Es miembro de la Real Academia Guatemalteca de la Lengua, correspondiente a la RAE, y ha sido dos veces presidente de la Asociación de Periodistas. Ha escrito dos libros, varios ensayos y es columnista estable de Prensa Libre (Guatemala).

  • Wed, 12/19/2012 - 23:19

Circula en internet un documento sin firma responsable ni mención alguna a instituciones apadrinadoras, con el título de “Declaración del consejo Político 13 Baktún”, denominado “Hacia un tiempo de grandes cambios”. Tiene diferencia con el documento impreso Oxlajuj B’Ak’tun, “el cambio de ciclo y su significado desde la cosmovisión maya”, respaldado por las 18 instituciones nacionales e internacionales, entre ellas diez indígenas, cuyo contenido puede ser discutible en algunos temas pero es muy aleccionador y explicativo en otros.

Este otro se convierte en un panfleto por ser un opúsculo (obra literaria de poca extensión) y es agresivo y difamatorio, al atribuir criterios de un grupo a la totalidad de las agrupaciones indígenas.

Quienes lean el panfleto no deben caer en el error de considerar esas frases e interpretaciones como las oficiales de los grupos indígenas. Sería absurdo. Pero por otra parte, las organizaciones étnicas serias están obligadas a aclarar su posición a ese respecto, para no dar la impresión de compartirlo.

Creo necesario destacar cómo la ideologización de asuntos históricos, científicos y culturales, como es el caso del Baktún 13, tiene resultado contraproducentes y abiertamente negativos, y además de ello, las afirmaciones no apoyadas en fuentes sólidas, contribuyen a quitarle la seriedad a los planteamientos. 

Según el “Consejo Político 13 Baktún”, habrá “un alineamiento de varias estrellas que ocurre cada 28.000 años”. Si bien coincide con el otro documento en señalar algunos aspectos del calendario y explicación de temas como la cuenta larga y otros de igual importancia para empezar el proceso de comprensión de esa maravillosa cultura, la interpretación de los textos a la luz de la ideología marxista lo deja fuera de los escritos confiables.

Las frases de este panfleto no dejan dudas al lamentable criterio de quienes lo escribieron, sin identificarse, como lo comprueban las siguientes citas: “debemos seguir estudiando para continuar la resistencia maya… debemos renovar nuestras energías y luchas… frente al sistema colonialista…”. Según afirman, ha habido “400 años de resistencia, rebeliones y luchas indígenas… “Desde 1524 los indígenas, cientos y miles de veces se levantaron… contra el sistema colonial…”, los cuales “están registradas en la memoria y el corazón de nuestras comunidades…”. Los antepasados “nos heredaron cinco siglos de resistencia, lucha y rebelión”. “Estos levantamientos fueron aprovechados por los criollos para declarar su independencia en 1821”.

Otras frases señalan: el rechazo a las reformas constitucionales, las medidas para favorecer a los empresarios nacionales y extranjeros, la militarización, “… y otras grandes tareas guiarán nuestras luchas y victorias durante los primeros 20 años del próximo ciclo de 400 años, el 14 baktún”. 

“La resistencia indígena encontró en el movimiento guerrillero la continuación de sus movimientos anticoloniales… y logró importantes conquistas históricas como el nombramiento del Nóbel de la Paz a Rigoberta Menchú y el reconocimiento de la identidad y derechos de los pueblos mayas, garífuna y xinca en los Acuerdos de Paz”. Por aparte saludan a Evo Morales, de Bolivia, porque decidió suprimir la Coca Cola y promover las bebidas indígenas…”.

Quienes lean el panfleto no deben caer en el error de considerar esas frases e interpretaciones como las oficiales de los grupos indígenas. Sería absurdo. Pero por otra parte, las organizaciones étnicas serias están obligadas a aclarar su posición a ese respecto, para no dar la impresión de compartirlo. Muchas de sus afirmaciones e interpretaciones son insostenibles o provocarán reacciones negativas en grupos sociales adversos a la necesidad de dar a los grupos étnicos guatemaltecos su papel dentro de un país multicultural. Lo expresado en el documento debe ser visto por quienes lo lean como un ejemplo más del derecho constitucional a la libre emisión del pensamiento, lastimosamente afectada por no estar identificado.

*Esta columna fue publicada originalmente en PrensaLibre.com.

Mario Antonio Sandoval

Ver más columnas del autor

Comentarios

|