Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa busca crear 36.000 empleos en 2011

Honduras

La cifra de empleo que se pretende lograr casi supera el nivel de desempleo que la secretaría de Trabajo de Honduras reportó en 2010, con 38 mil desocupados.

Mario Bustillo, director ejecutivo de la CCI, insistió en que la mayor ruta de oportunidades está en la industria de la construcción y la creación de call center.

  • Wed, 01/19/2011 - 07:23

En la apuesta a la inversión de la nuevas empresas descansa la generación oportunidades de empleo para los capitalinos.

Aunque las expectativas de crecimiento del Banco Central de Honduras (BCH) son del 3,5% a 4,5%, este despegue depende de que el inversionista nacional fije sus ojos en la capital.

Conscientes de esta realidad, los representantes de los empresarios de la ciudad, aglutinados en la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), no piensan dormirse en sus laureles para contribuir en este despegue de la economía capitalina.

Las autoridades de la CCIT anunciaron este martes que durante este año impulsarán tres importantes proyectos de desarrollo.

Uno de ellos es el registro de garantías reales mobiliarias, un instrumento con el que el dueño de un taller, para el caso, podrá poner sus herramientas de trabajo como respaldo de sus créditos en las instituciones financieras.

Asimismo, pretenden realizar ferias a la inversa, es decir que sea el cliente el que sugiera a las empresas proveedoras lo que necesita a fin de cubrir las demandas del mercado.

El último de los proyectos obedece a la creación de la Ley de Vedidurías, con la que los cuidadanos serán los auditores de los proyectos que ejecute el gobierno local y central.

Estas son las tres grandes apuestas con las que la CCIT pretende generar un promedio de 36.000 empleos, 6.000 directos y 30.000 indirectos.

La cifra de empleo que se pretende lograr casi supera el nivel de desempleo que la Secretaría de Trabajo reportó en 2010, con 38 mil desocupados.

Los alcances. Rafael Medina, gerente general de la CCIT, detalló que la principal apuesta para impulsar el empleo y el desarrollo de la micro y mediana empresa es en el programa de Ferias a la Inversa.

La novedosa iniciativa consiste en la creación de un espacio de exposición donde los compradores de bienes y servicios darán a conocer sus demandas a los pequeños y medianos empresarios.

"La idea es que sean los compradores quienes exhiban sus necesidades y los empresarios de todos los rubros puedan cubrir sus necesidades", manifestó Medina.

Pero la más ambiciosa meta del programa es lograr que el gobierno cumpla con la Ley de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes), que establece que el 30% de las compras del Estado deben obtenerse de esta agrupación.

El costo del proyecto es de un US$1,8 millones, que equivalen a unos 34,2 millones de lempiras. Los fondos serán financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la CCIT asumirá un 30% del monto, equivalente a unos 10 millones de lempiras.

El programa se ejecutará en los próximos tres años, empezando desde este año.

El principal aporte de este proyecto será la generación de empleos y el empuje a la pequeña y mediana empresa en la capital.

Acceso a crédito. Como un medio de crear una mayor apertura a los créditos bancarios por parte de los pequeños y medianos empresarios, se comenzará en la última semana de este mes el proyecto de Registro de Garantías Reales Mobiliarias.

El programa consiste en un censo mediante el cual los empresarios podrán dar en garantía en instituciones financieras los bienes muebles con que cuentan sus empresas.

Por medio de esta propuesta se espera generar un amplio empuje para la agroindustria, puesto que los productores podrán prendar los créditos mediante bienes incorporales como cosechas futuras, el hato de ganado y los aparejos.

Asimismo, se espera la generación de un nuevo ingrediente en el ambiente crediticio, donde la mayoría de las instituciones financieras crean más en las garantías hipotecarias.

La eficiencia de este sistema está garantizada mediante la utilización de un moderno software que de forma electrónica realizará un contrato entre el deudor y acreedor.

Por otro lado, el proceso no implica una fuerte inversión de efectivo, puesto que el sistema y equipo fueron donados por la Cuenta Desafío del Milenio y para su ejecución la CCIT solo necesita contratar un promedio de cinco a seis operarios. Se espera que este sistema beneficie a todos los rubros de la economía con el crédito agrícola, comercial e industrial. El sistema será administrado por la oficina de Registro Mercantil de la CCIT.

Participación ciudadana. Por otro lado, las autoridades de la CCIT impulsaran la iniciativa la Ley de Vedidurías.

Por medio de la introducción de esta ley en el Congreso Nacional se pretende crear una sociedad de vigilancia integrada por ciudadanos, quienes fungirán como vigilantes de los proyectos que lleva a cabo el gobierno local y central. "La idea es que participe toda la sociedad civil; cabe mencionar que esta ley no va en contra de ninguna de las oficinas fiscalizadoras del Estado, cada quien debe proponer un rol y lo que pretendemos es involucrar más a la sociedad civil en la participación estatal", explicó Medina.

Oportunidades. Las autoridades de la CCIT indican que estos proyectos solo son un punto de partida hacia el alcance del crecimiento económico y que las autoridades gubernamentales deben generar otros mecanismos de desarrollo.

Mario Bustillo, director ejecutivo de la CCI, insistió en que la mayor ruta de oportunidades está en la industria de la construcción y la creación de call center.

"En Honduras se habla el mejor inglés de Centroamérica y la mayor población de habla inglesa se concentra en la capital, por lo que la creación de estas plantas es la mejor alternativa", reiteró.

El directivo recordó que las construcciones tuvieron una caída del 16% y representan una de las grandes generadoras de empleo, por lo que el gobierno local debe crear los mecanismos para impulsar esta industria.

Por su parte, Aline Flores, presidenta de la CCIT, recordó que los pequeños y medianos empresarios -aunque en su mayoría no han formalizado su negocio- son los que más empleos generan, por lo que hay que motivarlos a que crezcan y se diversifiquen.

autor

ElHeraldo.hn

Comentarios