Colombia: exportaciones atraviesan por dificultades por el tipo de cambio

Colombia

La tasa de cambio, los precios de los fletes y los costos crecientes de producción tienen a los empresarios en una sin salida.

“Ya se ha vuelto un lugar común referirse a que es más caro llevar una carga desde Bogotá al puerto de Cartagena (...)", dijo Jorge Humberto Botero, exministro de Comercio.

  • Wed, 02/27/2013 - 12:28

Desde hace un año, exportar de Colombia al mundo se ha convertido en una actividad con poco brillo. Así lo asegura la más reciente Encuesta de Opinión Industrial de Fedesarrollo, según la cual, entre enero de 2012 y el mismo mes del año en curso, la rentabilidad de las ventas externas bajó 13%.

El estudio señala la apreciación del peso, el alza en el transporte interno y en los costos de producción como las causas de la pérdida de positivismo por parte de los empresarios; de hecho, en ese mismo período el Índice de Confianza Industrial cayó 8% (ver gráfico).

Aquella pérdida de interés se ha convertido desde hace más de un lustro en una constante para sectores como el de las confecciones y textiles. “Con la eliminación del sistema de cuotas por parte de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2005, la industria tuvo que acostumbrarse a un mundo de precios bajos. A esto hay que añadir que la apreciación de la tasa de cambio ha sido más costosa en Colombia y que las empresas tienen que enfrentarse a subidas en los salarios, transportes, energía y demás con menos pesos”, explica Carlos Eduardo Botero, presidente ejecutivo del Instituto para la Exportación y la Moda (Inexmoda).

Otro de los grandes dolores de cabeza siguen siendo los precios de los fletes para el transporte terrestre, los cuales, según analistas, se han convertido en un arancel implícito a las exportaciones.

“Ya se ha vuelto un lugar común referirse a que es más caro llevar una carga desde Bogotá al puerto de Cartagena que desde allí a China, pero este tipo de falencias son las que nos quitan competitividad frente al mundo. Si se ha probado que el país no puede depreciar su moneda por medio de los mecanismos habituales, hay que tomar medidas como la disminución de estas tarifas, para combatir un problema que se ha vuelto estructural como lo es la tasa de cambio”, señala Jorge Humberto Botero, exministro de Comercio.

Pero mientras esas decisiones se llevan a cabo, los empresarios tienen que seguir compensando de su propio bolsillo una actividad inviable. O aminorar su producción. “El nuestro es un sector en el que no se puede ajustar ese déficit con los pecios, debido a la gran cantidad de competidores internacionales. Por eso algunas firmas han compensado con importaciones, las cuales se han incrementado más de 200%”, asegura el presidente de Inexmoda.

autor

ELESPECTADOR.COM

Comentarios