Asoban: la imposición de tasas de interés distorsionaría el sistema financiero boliviano

Bolivia

Kurt Koenigsfest, presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia, destaca el desarrollo de una muy buena industria de microfinanzas y el hecho de que se tenga la visión de los dos mundos, de la banca comercial y del microcrédito.

Hoy en día, las instituciones de microfinanzas ya son bancos que ofrecen los servicios de banca por internet o vía celular, en cajas de ahorro y DPF.

  • Vie, 03/25/2011 - 06:49

El presidente de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) y gerente general de BancoSol, Kurt Koenigsfest, realizó un análisis de la situación de las tasas de interés que ofrece el sistema, así como de la liquidez que existe en las entidades financieras. Según el ejecutivo, uno de los principales logros del sector fue la exportación del modelo boliviano de acceso a microcréditos a diferentes partes del mundo.

Es la primera vez que una institución microfinanciera asume la presidencia de Asoban. ¿A qué se debe este cambio? De alguna manera, esta situación refleja el hecho de que en Bolivia se haya desarrollado una muy buena industria de microfinanzas y el hecho de que se tenga la visión de los dos mundos, de la banca comercial y del microcrédito, es un muy buen complemento para las actividades y objetivos de la institución.

¿Ha sido la exportación del modelo uno de los principales logros en este rubro?. Así es. La experiencia boliviana de más de 20 años en materia de microfinanzas ha sido llevada a Centroamérica, Europa y al este de África por las propias instituciones del sector que han aprendido a otorgar créditos a los distintos sectores económicos del área urbana y rural del país.

¿Es posible mejorar las tasas de interés para este sector? Por supuesto, la práctica boliviana es muy buena y se la puede seguir mejorando. Hoy en día, las instituciones de microfinanzas ya son bancos que ofrecen los servicios de banca por internet o vía celular, en cajas de ahorro y DPF; en realidad, todo lo que ofrecería un banco.

Si nosotros comparamos nuestros indicadores con los de otros países, la tasa de interés de microcréditos que se cobra en Bolivia es la más baja de la región, en promedio un 18%. En Perú, el interés promedio es del 40% y en México llega a alcanzar el 80%.

¿Y la situación del interés que paga la banca comercial?. Las tasas para los préstamos en Bolivia son tasas realmente bajas y los plazos de pago muy extensos. Creo que es un muy buen momento para que los clientes que tienen buenos proyectos empresariales o el interés de adquirir una casa propia puedan acceder a un crédito de la banca. 

Le consulto esto porque, en noviembre, el Gobierno advirtió al sector a bajar las tasas pasivas y aumentar las activas, si es que no querían verse obligados a ello mediante una norma.

Creemos que es el mercado quien determina la fluctuación de las tasas. A mayor liquidez se bajan las tasas, a menor liquidez se suben. La intervención del Gobierno en este punto sólo podría distorsionar los objetivos del sector.

Hay experiencias en otros países donde se ve que la imposición de valores de interés no ha funcionado. Hay instituciones más pequeñas que no pueden soportar esa carga o simplemente ya no se puede llegar al número de clientes previsto porque con el nivel de ingresos obtenido esto ya no es posible.

Bajo la actual situación económica del sistema financiero, ¿es posible subir más las tasas de interés para los ahorristas?. Depende del tipo de producto y depende de la coyuntura no solamente nacional, sino internacional. No nos olvidemos que la banca recibe líneas de financiamiento del exterior que tienen un costo y que tienen que ser devueltos.

No sólo se trata de achicar las tasas (activas): eso puede generar distorsiones y poner en riesgo algunos productos e incluso algunas instituciones pequeñas.

En otro punto, la banca ya había ofrecido al Gobierno su apoyo para el financiamiento de proyectos productivos, ¿se mantiene la oferta?
La oferta sigue en pie, pero lastimosamente la banca no puede entrar a financiar directamente a los megaproyectos que requieren de hasta US$5.000 millones, porque el capital del sector solamente es de US$800 millones y por norma sólo podemos prestar el 20% de ese capital (US$160 millones) para uno de estos proyectos.

Donde sí podemos participar, y así lo hemos conversado con las autoridades, es en los procesos de obtención de maquinaria, capital de trabajo o servicios que requieren los grandes proyectos.

autor

LaRazón.com

Comentarios

|