El gobierno de Brasil, a través del Ministerio de Trabajo, otorgó 28.658 permisos de trabajo a extranjeros en 2016, informó este miércoles la Presidencia en un comunicado.

La mayoría de estos permisos se concedieron a hombres, quienes recibieron 25.393 autorizaciones, en comparación con sólo 3.265 permisos otorgados a mujeres, casi todos entre 20 y 49 años de edad.

El permiso de trabajo es un requisito previo para que los extranjeros soliciten una visa de trabajo en Brasil.

A diferencia de lo que sucede en los casos de visas humanitarias, en que los inmigrantes son en general de países pobres y tienen bajo nivel de educación, los permisos de trabajo suelen ser solicitadas por personas de países desarrollados y con formación académica.

En 2016, la nacionalidad que recibió el mayor número de permisos de trabajo fueron estadounidenses, con 3.952 concesiones.

Los otros países que presentaron peticiones fueron Filipinas (2.841), Reino Unido (1.844), India (1.675), Italia (1.664), España (1.389), Alemania (1.228) y Francia (1.204).

De los 28.658 permisos concedidos en 2016, un total de 15.993 se otorgaron a trabajadores con un título universitario.

El Consejo Nacional de Inmigración, responsable de formular la política de inmigración brasileña, también presentó el número de inmigrantes que solicitaron permisos de residencia en Brasil el año pasado.

De acuerdo con el coordinador general de Inmigración del Ministerio de Trabajo, Hugo Gallo Medeiros da Silva, en 2016 el Consejo concedió 1.156 permisos de residencia.

La mayoría de los inmigrantes que recibieron la autorización del Consejo son Ghana (397), Senegal (226) y Bangladesh (123).

Casi todos son hombres, con 1.050 autorizaciones, mientras que 106 a se otorgaron a mujeres, la mayoría con edades que van de 20 a 49 años.