Una serie de figuras deportivas han sido nombradas junto con los funcionarios públicos y líderes mundiales en los documentos de Panamá, una de las mayores fugas de datos jamás registrada.

La fuga, que proviene del bufete de abogados Mossack Fonseca, con sede en Panamá, contenía 2,6 terabytes de datos y más de once millones de archivos, que implican a líderes mundiales, figuras políticas, y un número de estrellas del deporte.

Desde mediados de los años setenta, bancos de primera línea internacional como el suizo UBS o el británico HSBC trabajan o han trabajado con este bufete para gestionar los activos offshore de sus clientes.

Pero cuando las cosas están mal, todo sale y es por ello que estos documentos apuntaron y tocaron a la maltrecha FIFA, en este caso al recién electo y nuevo presidente de la FIFA, Gianni Infantino, quien ha tenido su nombre involucrado en la fuga, encontrándose contratos de 2003 y 2006, co-firmados por Infantino, el cual enlaza con la UEFA.

Los archivos del año 2006 reflejan que la organización y los derechos de propiedad se venden para la Liga de Campeones, Copa de la UEFA y la Supercopa en América del Sur, los cuales fueron comprados por una empresa argentina llamada Cruz de Comercio.

Seguidamente es el caso de Juan Pedro Damiani, un miembro clave del comité de ética del órgano de gobierno quien se encuentra bajo investigación preliminar y ha presentado su dimisión como consecuencia de la fuga de información del famoso bufete, medida que fue confirmada a través de un comunicado, sin dar mayores detalles.

Juan Pedro Damiani, uno de los hombres más ricos del Uruguay y presidente del club de Peñarol con sede en Montevideo, evidencia en los documentos que tuvo vínculos con tres hombres mencionados en el escándalo de ética que ha perseguido a la FIFA.

Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), el bufete de abogados de Damiani tiene tratos con siete compañías offshore vinculadas a Eugenio Figueredo, ex vicepresidente de la FIFA que ha sido acusado por las autoridades de los Estados Unidos por fraude y blanqueo de dinero.

También se cree que la firma de Damiaini está vinculada a una empresa offshore propiedad de nacionales argentinos Hugo y Mariano Jinkis, que se enfrentan a cargos de corrupción y soborno relacionados con los derechos de transmisión.

Jerome Valcke, ex secretario general de la FIFA, despedido hace tres meses, aparece también en los Papeles de Panamá. Figura como propietario de una sociedad radicada en las Islas Vírgenes Británicas, que aparentemente sirvió para comprar un yate registrado bajo la bandera de las Islas Caimán.

Pero el despeñadero de FIFA prosigue y en los Papeles de Panamá se citan a dos ex vicepresidentes, el francés Michel Platini y el uruguayo Eugenio Figueredo. No es delito tener empresas offshore, el delito es la procedencia del dinero.

Platini, quien actualmente se encuentra suspendido por seis meses de toda actividad relacionada con el fútbol por una transferencia poco clara de 1,8 millones de euros que recibió del expresidente de la FIFA Joseph Blatter, habría recurrido a los servicios del Bufete Mossack Fonseca en 2007, año en el que fue nombrado presidente de la UEFA, para administrar una sociedad en Panamá. En cuanto a Figueredo, inculpado en diciembre por fraude y blanqueo de dinero en el marco de la investigación del escándalo de la FIFA, aparece por sus lazos con siete empresas offshore para las que habría trabajado el abogado uruguayo Juan Pedro Damiani, presidente del Club de Fútbol Peñarol y que además era miembro de la Comisión Ética de la FIFA. En conclusión, los documentos desvelados apuntan también que cuatro de 16 responsables de la FIFA imputados en Estado Unidos, al igual que cuatro hombres de negocios ligados al caso, utilizaron compañías offshore creadas por Mossack Fonseca.

Ahora vamos con los deportistas de distintas épocas, y empezamos con Lionel Messi y su padre, quien figura entre las estrellas deportivas cuyos nombres también aparecen en los documentos, al cual se le asocia a una compañía llamada Mega Star Enterprises, que se hace referencia en los archivos de Mossack Fonseca.

El futbolista argentino ya se ha enfrentado a una investigación sobre sus transacciones financieras en España junto a su padre, Jorge Messi, y están configurados a ser sometidos a juicio en mayo de este año.

Sin embargo, Messi asevera que va demandar al periódico español El Confidencial sobre las reclamaciones, lo que los propios españoles han confirmado la publicación.

Otros jugadores famosos como el delantero chileno Iván Zamorano o el argentino Gabriel Heinze y Leonardo Ulloa, ambos exjugadores del Real Madrid y este último del Liecester City, también aparecen vinculados por cuestiones u ocultamientos en la gestión de los derechos de imagen.

El futbolista Ulloa es otro de los nombres relacionados con los Papeles de Panamá. El actual jugador del Liecester City, en 2008 integraba las filas del San Lorenzo de Almagro en Argentina. Fue en este año cuando el futbolista firmó un contrato con la empresa Jump Drive Sport Rights LLC para gestionar sus derechos de imagen.

Heinze también habría creado en 2005 una sociedad en las Islas Vírgenes Británicas en la que recibía pagos de la marca deportiva Puma, siendo oficialmente y propietaria su madre para ese entonces.

En los documentos también se desvela como el club español Real Sociedad pagó muchos jugadores extranjeros entre 2000 y 2008 mediante sociedades offshore instaladas en paraísos fiscales, es decir que los depósitos iban directamente a esas cuentas cuyas intenciones no estan del todo claras.

El ICIJ también afirman que los documentos contienen "los nombres de aproximadamente 20 jugadores de fútbol de alto perfil, pasados ​​y presentes, que representan algunos de los más conocidos clubes del globo, profesionales de fútbol, ​​entre ellos Barcelona, ​​Manchester United y el Real Madrid", así como "propietarios actuales o anteriores de al menos 20 grandes clubes de fútbol, ​​incluyendo Internazionale Milano y Boca Juniors”.

Los documentos revelan también que muchos jugadores de fútbol, agentes, dirigentes e incluso clubes recurren o han recurrido a sociedades en paraísos fiscales, sobre todo para gestionar a través de ellas derechos de imagen.

La ICIJ habla de cerca de 20 jugadores de alto nivel, retirados o activos, representantes de algunos de los clubes de fútbol más importantes del mundo, entre los que están el Barcelona, el Manchester United y el Real Madrid.

​​Según el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), existen al menos cinco jugadores de golf y otros once ex jugadores de la NHL (Liga estadounidense de hockey sobre hielo), que recurrieron a los servicios de Mossack Fonseca para gestionar estructuras offshore.

La prensa española tuvo acceso y obtuvo información de que  Alex Crivillé, el primer piloto español en ser campeón del mundo de los 500cc en 1999, también aparece en los Papeles de Panamá. Crivillé recibiría 72.000 euros anuales como cantidad fija y 85% de los beneficios obtenidos por encima de esa cifra.

El golfista británico Nick Faldo, vencedor de seis torneo de Gran Slam, es uno de cuatro golfistas profesionales, también es propietario de una sociedad de las Islas Vírgenes Británicas.

Aquí una pequeña lista de los deportistas que actualmente se tiene conocimiento de su participación: Lionel Messi, Gabriel Heinze, Iván Zamorano, Leonardo Ulloa, Diego Forlán, Willian, Clarence Seedorf, Darko Kovacevic, (hay 6 jugadores más del Equipo de Futbol Real Sociedad) Álex Crivillé, Nico Rosberg, Jarno Trulli, Nick Faldo.