Conozca por qué los océanos son clave para la economía global

África, Asia, Europa, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía

Los gobiernos y las empresas están cada vez más conscientes del valor de los océanos, pero están luchando para hacer frente a las muchas amenazas que ponen en peligro a los mares de todo el mundo.

El Banco Mundial está dirigiendo una nueva alianza global sobre el problema.

  • Dom, 02/26/2012 - 17:03

Los océanos permiten el transporte de la mayor parte del comercio del mundo, son una fuente importante de alimentos y empleo, pero están amenazados por la contaminación, la sobrepesca y el calentamiento global.

Los gobiernos y las empresas están cada vez más conscientes del valor de los océanos, pero están luchando para hacer frente a las muchas amenazas que ponen en peligro a los mares de todo el mundo. El Banco Mundial está dirigiendo una nueva alianza global sobre el problema.

A continuación algunos datos sobre los océanos del mundo, las amenazas que enfrentan y algunas soluciones emergentes.

Beneficios económicos. Los océanos son el activo más valioso de la Tierra, dijo el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) y su "capital natural" es enorme, contribuyendo anualmente con 70 billones de dólares al Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

El valor de los servicios de ecosistemas de los océanos proporcionan 38 billones de dólares anuales, según el WEF.

Por ejemplo, el 80% de nuestro oxígeno viene de los océanos, mientras que los mares actúan como un gran almacén de calor y carbono, esencial para regular el clima.

Los mariscos, arrecifes y el turismo son importantes fuentes de trabajo y riqueza, mientras que los manglares, arrecifes y deltas ayudan a proteger las costas.

Los océanos soportan un 9% del volumen del comercio mundial y un 40% del valor del comercio mundial, dijo el WEF. Más de 3.200 millones de personas viven a menos de 100 kilómetros del mar.

La pesca es una importante fuente de alimentos, proporcionando a más de 1.500 millones de personas alrededor de un 20% de su promedio de consumo de proteína animal per cápita, dijo la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El valor de los peces capturados en el mar y por vías marítimas interiores ascendió a $94.000 millones en el 2008, dijo la FAO. El rápido crecimiento del sector de la acuicultura, tales como cultivo de pescado y camarón, añadieron $98.400 millones.

En el 2008, un estimado de 45 millones de personas participó directamente a tiempo completo, o más frecuentemente, a tiempo parcial, en la pesca o acuicultura. Eso es el doble de la población de Australia.

Uno de cada seis empleos en Estados Unidos está relacionado con el mar y más de un tercio del PIB de Estados Unidos se origina en las zonas costeras.

Amenazas. Cerca del 95% del vasto mundo submarino de todos los océanos está inexplorado, dijo el Foro Económico Mundial. Sin embargo, todo está bajo amenaza, agregó.

Las perspectivas del programa mundial para el Medio Ambiente de Naciones Unidas dice que tres cuartos de las pesquerías marinas son explotadas hasta o más allá de su capacidad máxima.

El informe más reciente de la ONU "State of the World's Fisheries and Aquaculture" dice que el 85% de la población de peces está completamente explotada o peor.

Los océanos tienen cerca de un 50% de todas las especies de la Tierra.

Muchas especies están en peligro y algunos arrecifes de coral están muriendo o están dañados a causa de una combinación de contaminación, aumento de la temperatura de las aguas y aumento de la acidez del océano, mientras el planeta se calienta y el mar absorbe más dióxido de carbono desde las centrales de energía, industrias y autos.

Grandes cantidades de basura son derramadas a través del fondo del océano o atrapadas en grandes giros, o rotando en corrientes oceánicas, en el Pacífico y otros lugares.

Importantes áreas de manglares protegidos también se han perdido.

Soluciones. Frenar el crecimiento de las emisiones de dióxido de carbono y limitar el ritmo de la acidificación de los océanos. Proteger barreras naturales como los arrecifes coralinos o manglares puede ser una forma efectiva para reducir el daño de las tormentas.

Poner un valor en el carbono almacenado en manglares y en las camas de pasto marino también puede llevar a una mejor protección. Impulsar la red de zonas marinas protegidas, incluyendo reservas sin explorar, es otra.

En una importante reunión de la ONU en Nagoya, Japón, en el 2010, los gobiernos acordaron el objetivo de proteger el 10% de los océanos del mundo para el 2020. Tales niveles de protección hoy se aplican a menos de un 2 por ciento, según el Banco Mundial.

autor

Reuters

Comentarios