La empresa calificadora de riesgo Fitch Ratings ratificó el grado de inversión de Panamá en BBB con perspectiva estable, así lo informó la empresa este jueves.

Las calificaciones de riesgo son evaluaciones que hacen las empresas sobre la calidad de crédito y repago, en este caso del país , de la deuda tomando en cuenta factores internos y externos como el manejo fiscal, los indicadores económicos y las proyecciones de crecimientos y las coyunturas internacionales que afecten de forma directa o indirecta los sectores económicos.

El reporte habla de la proyección del crecimiento del país que es buena, los ajustes fiscales y las medidas empleadas por la administración Varela en temas de transparencia considerando que las mismas han ayudado a mitigar los efectos del daño de reputación relacionado con los 'Documentos de Mossack Fonseca.

En cuanto a desafíos de la administración, dicen que el gobierno aun no ha podido reducir el déficit del gobierno central de los altos niveles a pesar del fuerte crecimiento de la economía.

Los encargados del informe explican que las calificaciones de Panamá están respaldadas por un desempeño macroeconómico sólido y estable, que ha impulsado el sostenido aumento del ingreso por cápita y reflejo de las políticas y una localización y activos estratégicos (el Canal de Panamá) que sustentaron la alta tasa de inversión.

Según la Calificadora, esto se contrapone a las restricciones institucionales ya la escasa credibilidad de las políticas, ya que el gobierno ha mejorado el cumplimiento de los límites del déficit legal, pero aún no ha podido reducir el déficit del gobierno central de los altos niveles a pesar del fuerte crecimiento .

Fitch estima que el crecimiento del PIB real de Panamá se moderó alrededor del 5% en 2016, por debajo de su anterior de cinco años de 8%, pero lo atribuye al retroceso en la actividad comercial regional que afecta a su sector clave de la logística.

Igualmente prevén que  el crecimiento del PIB se mantendrá por encima del 5% entre 2017 y 2018, siendo el país con el más alto crecimiento entre los otros de la región que están en la categoría 'BBB' de las calificaciones, atribuyendo mucho de esto a los efecto de la reciente expansión del canal de Panamá inaugurado el pasado 26 de junio.

La calificadora estima que producto de la expansión de la vía acuática se de un aumento del tráfico y derrames en las actividades logísticas, otras a que se les atribuye el impulso en el crecimiento económico de Panamá para los próximos años son los proyecto de infraestructura y un gran proyecto minero también tienen altas tasas de inversión y crecimiento a medio plazo.

En relación a los recientes eventos asociados a los Panama Papers, Fitch dijo que “el daño de reputación relacionado con los 'Documentos de Mossack Fonseca' no ha tenido el impacto perceptible del desempeño macroeconómico hasta el momento”.  Pero no pasó por alto que los servicios jurídicos implicados en la fuga representan una pequeña parte de la economía, estos acontecimientos suponen riesgos para el sector de los grandes servicios bancarios y profesionales.

Reconocieron que las medidas de mejora de la transparencia emprendidas por la administración de Varela ayudan a mitigar estos riesgos pero indican que se necesitan avances en su aplicación para que el Grupo de Acción Financiera (GAFI) realice una revisión favorable a mediados de año.

El déficit fiscal del gobierno central (la métrica pertinente para el endeudamiento soberano) alcanzó un máximo de 10 años del 4,3% del PIB en 2016 (según las estimaciones del PIB de Fitch), la ejecución mayor del presupuesto de capital y las actuales Presiones superaron la recuperación de las recaudaciones impositivas. El déficit del sector público no financiero a la regulación fiscal del 2,4% del PIB en 2016, en línea con el 2,3% en 2015, pero por debajo del límite efectivo del 3,1% del PIB (1,5 % Más a 1,6 pp. Transferencias inferiores al umbral legal).

Fitch espera que el aumento de las contribuciones del canal sea menor en los últimos años,  por lo cual deja ver que se requiere un control real de la regla fiscal, y de los gastos corrientes y la ejecución del gasto del capital respalda el cumplimiento de los límites más Bajos del déficit del SPNF.