Los inversores se desprendieron de acciones estadounidenses por un valor de casi US$9.000 millones ante la turbulencia política generada en Washington durante la última semana, mostraron este viernes estadísticas de Bank of America Merrill Lynch (BAML).

Los fondos invertidos en papeles estadounidenses registraron salidas por US$8.900 millones en una semana al miércoles, su tercer período consecutivo en retroceso, mientras que los destinados a acciones europeas sumaron US$1.100 millones, su mayor avance en 39 semanas y la novena consecutiva de ingresos.

"Nuevo riesgo (...) El malestar político en Washington causa salidas de capital de Estados Unidos", resumió BAML, en referencia a las complicaciones que enfrenta la Casa Blanca por supuestos lazos del equipo de campaña del presidente Donald Trump con Rusia y por la remoción del director del FBI.

Los inversores también optaron por los mercados emergentes, cuyas acciones sumaron US$3.900 millones en su novena semana seguida de ganancias, mientras que el mercado de deuda del sector registró ingresos por US$1.600 millones en su décimo sexta semana consecutiva en terreno positivo.

Las grandes ganadoras de la semana, en tanto, fueron las acciones de firmas tecnológicas, que tuvieron sus mayores flujos de ingreso desde la llamada burbuja ".com".

Los papeles tecnológicos obtuvieron US$1.000 millones en la semana hasta el miércoles, en su undécima semana consecutiva de entradas, dijo BAML en su análisis habitual 'Flow Show'.

Los inversores también optaron por los mercados emergentes, cuyas acciones sumaron US$3.900 millones en su novena semana seguida de ganancias, mientras que el mercado de deuda del sector registró ingresos por US$1.600 millones en su décimo sexta semana consecutiva en terreno positivo.

No obstante, los datos fueron recopilados antes de una venta masiva de posiciones en mercados emergentes el jueves luego de acusaciones de que el presidente de Brasil, Michel Temer, consintió sobornar a un testigo clave de una gigantesca pesquisa por corrupción.

En general, los fondos dedicados a bonos atrajeron US$9.700 millones en ingresos en la semana al miércoles, de los cuales casi dos tercios (US$6.600 millones) fueron a unidades de grado de inversión, dijo BAML.