Monedas de América Latina operarán según precio de las materias primas

Latinoamérica

Analistas creen que en los próximos días las monedas latinoamericanas podrían tomarse un respiro, tras ser seriamente afectadas la semana pasada por el estruendoso derrumbe de los mercados de petróleo, gas, cobre y granos, entre otros.

"Ha sido una semana de sorpresas debido a la carga defensiva que han tenido que soportar las monedas en la región", dijo Enrique Álvarez, jefe de análisis para Latinoamérica de IDEA Global.

  • Lun, 05/09/2011 - 22:47

Buenos Aires. La mayoría de las monedas de América Latina se moverá según el humor de los precios de las materias primas y en medio de una mayor aversión al riesgo, mientras los mercados evalúan los indicios de un crecimiento más lento en las economías desarrolladas.

Analistas creen que en los próximos días las monedas latinoamericanas podrían tomarse un respiro, tras ser seriamente afectadas la semana pasada por el estruendoso derrumbe de los mercados de petróleo, gas, cobre y granos, entre otros.

Además, el mercado espera nuevos rangos de ajuste para la mayoría de las monedas de la región más cercanos a los niveles de piso tocados el jueves pasado, con el real de Brasil cotizando a entre 1,60 y 1,62 por dólar y el peso en México fluctuando entre 11,57 y 11,65 unidades por dólar.

El viernes, el real cerró con una caída del 0,49% a 1,617 unidades por dólar, quebrando una secuencia de cuatro alzas en la que acumuló una apreciación del 3,31%.

"Ha sido una semana de sorpresas debido a la carga defensiva que han tenido que soportar las monedas en la región", dijo Enrique Alvarez, jefe de análisis para Latinoamérica de IDEA Global en Nueva York.

"Hacia adelante, el principal factor de movimiento para las monedas seguirá siendo la combinación del dólar y sus efectos sobre los commodities (materias primas) (...) Es una fase de mayor consolidación, obviamente si no se desajustan más los commodities", afirmó.

La debilidad del dólar y una política monetaria flexible en Estados Unidos habían ayudado a impulsar a muchas materias primas que cotizan en dólares a máximos de varios años en los últimos meses.

Pero la semana pasada las materias primas, que constituyen el principal motor de las economías latinoamericanas, fueron presionadas por una fuerte corriente vendedora en medio de preocupaciones por un debilitamiento de la economía mundial y su posible impacto en la demanda.

Dias de ajuste

Datos económicos de Estados Unidos, Europa y China sembraron temores a un descarrilamiento del proceso de recuperación económica global y dispararon una venta masiva de activos considerados riesgosos.

Pero con la publicación el viernes de un informe de empleo en Estados Unidos mejor a lo esperado, los mercados descontaron las pérdidas anteriores.

Operadores han dicho que el movimiento coincidió con un agotamiento en la escalada del peso mexicano, por lo que las ventas han representando un sano proceso de limpieza y toma de utilidades, necesario para continuar con la carrera alcista de la moneda pero a pasos más moderados.

"Creo que al mercado le está dando un poco de miedo ver cómo se comporta el crecimiento a nivel mundial y podríamos tal vez estabilizarnos en niveles un poco más arriba, tal vez de un 11,55 a un 11,68 por dólar", dijo sobre el peso mexicano Ramsés Villela, jefe de cambios de Bulltick Capital Markets en Miami.

"El mercado va estar muy sensible a los datos, en particular a los que muestren cualquier señal de que la economía se está deteniendo", agregó.

El peso argentino se moverá al compás de los precios de las materias primas, que han tenido una fuerte corrección a la baja. En la plaza mayorista o regulada cotiza en 4,08 unidades por dólar y en el segmento marginal opera en torno a 4,27 pesos por dólar.

"El Banco Central intervendrá activamente para que la depreciación que yo esperaría sea gradual y sin muchos sobresaltos", dijo Boris Segura, director ejecutivo para América Latina de Nomura Securities International.

"El 4,08 da una primera impresión de ser el número bien entendido y asimilado por el Banco Central y sobre el cual le interesa por el momento centrar la operativa", consideró Carlos Risso, analista del portal especializado Zonabancos.

Avances

El precio del cobre, que el viernes tocó mínimos para los futuros del metal a tres meses, y el comportamiento de la divisa estadounidense en los mercados externos, seguirán marcando a la moneda chilena, que podría navegar en un rango de entre CH$465 y CH$467 por dólar.

El tipo de cambio spot anotó valores de CH$468 chilenos comprador y CH$468,30 vendedor al cierre del viernes, un ligero avance contra el dólar, por tomas de ganancias a través de la venta de divisas estadounidenses en una jornada de alta volatilidad.

El mercado de divisas en Perú seguirá su tendencia de apreciación, muy susceptible al contexto electoral local y a próximos sondeos de intención de voto, previo a un balotaje que se realizará el 5 de junio en que los peruanos elegirán presidente.

"El tipo de cambio (el dólar) podría oscilar entre su soporte de 2,78 y 2,80 durante la próxima semana, con sesgo a apreciarse", dijo Mario Guerrero, analista del Banco Scotiabank.

La excepción en medio de la volatilidad de las divisas regionales le corresponde al peso colombiano, que ronda los 1.763,88 unidades por dólar con un sesgo alcista.

"El peso está sobreapreciado contra el resto de monedas de Latinoamérica. En algún momento dado eso se puede mover en reversa y aflojar mucho; que el peso suba a 1.780 por ejemplo, algo en ese rango", dijo Alvarez de Idea Global.

"Es la moneda que ha estado mas sostenida y hay más lugar a que se tome alguna utilidad o se consolide más", agregó.

autor

Reuters

Comentarios