Monedas de América Latina operarían dispares tras fiestas de fin de año

Latinoamérica

En una semana interrumpida por el feriado de Año Nuevo este martes 1 de enero -así como por el cierre de algunas plazas desde la víspera-, la escasa liquidez será un factor clave para explicar la tendencia de los mercados.

El real brasileño se mantendría dentro de una banda "informal" de 2,0 a 2,10 unidades por dólar, sujeto principalmente a las variaciones que dicte el contexto externo.

  • Lun, 12/31/2012 - 14:13

México DF. Las monedas de América Latina operarán con movimientos dispares y condicionadas a sus fundamentos económicos en la primera semana del 2013, en un entorno de poca liquidez y mucha tensión por el resultado del reñido debate fiscal en Estados Unidos.

El fuerte choque de posturas entre legisladores republicanos y la Casa Blanca mantiene con pronóstico reservado el destino de las finanzas de la mayor economía del mundo, lo que pone un freno a las apuestas de los inversionistas, pese a las buenas perspectivas que ofrecen las principales economías de la región.

En ese contexto, las monedas más líquidas como las de México y Brasil serían las más expuestas por el flujo de noticias de Washington, mientras que en los otros mercados primarían factores local.

En una semana interrumpida por el feriado de Año Nuevo este martes 1 de enero -así como por el cierre de algunas plazas desde la víspera-, la escasa liquidez será un factor clave para explicar la tendencia de los mercados.

A continuación, el panorama para las principales monedas de la región y los factores que podrían condicionar sus movimientos:

* El peso mexicano operaría en un rango muy amplio, entre 12,60 y 13,10 unidades por dólar, que considera dos escenarios opuestos, de éxito o fracaso del debate presupuestario en Estados Unidos.

El escenario negativo podría presionar a la moneda hasta el techo de 13,20 unidades por billete verde, donde se ubica su promedio móvil de 200 días, mientras que el escenario optimista -el menos probable, según analistas- lo pondría de vuelta en sus mejores niveles desde octubre del año pasado.

En una semana interrumpida por el feriado de Año Nuevo este martes 1 de enero -así como por el cierre de algunas plazas desde la víspera-, la escasa liquidez será un factor clave para explicar la tendencia de los mercados.

* El real brasileño se mantendría dentro de una banda "informal" de 2,0 a 2,10 unidades por dólar, sujeto principalmente a las variaciones que dicte el contexto externo, aunque bajo la atenta mirada del banco central que busca ofrecer liquidez al mercado cambiario local.

"La tendencia del Gobierno es dejar al dólar moverse lo menos posible; creo que aprendieron la lección esta vez", dijo Jankiel Santos, economista jefe de BES Investment en Sao Paulo.

* El peso chileno mantendría su tendencia a apreciarse durante la primera semana del 2013, impulsado por el atractivo de la fortaleza de la economía local, cuya calificación de deuda soberana acaba ser mejorada.

"Los factores alcistas para el peso se van a mantener. El escenario menos probable es que se caiga en el abismo fiscal en Estados Unidos. Tiene que haber un acuerdo", dijo Sergio Tricio, jefe de Estudios de Forex Chile.

Los niveles de mediano plazo para la moneda chilena están entre 470 y 483 unidades.

* El sol peruano cotizaría estable en una semana en la que los bancos acomodarán sus posiciones y cerrarán sus libros, en un mercado que ha mantenido la cautela debido a la incertidumbre sobre las negociaciones en Estados Unidos.

Los agentes también se mantendrán atentos a eventuales medidas del banco central, como la elevación de los encajes, para evitar cambios bruscos en la moneda local. La moneda peruana operaría entre las 2,545/2,555 unidades por dólar.

* El peso argentino mantendrá en las semanas sucesivas su lenta marcha bajista avalada por el banco central, que regula la liquidez, generalmente con la compra de dólares sobrantes en un contexto de restricciones cambiarias vigentes, coinciden operadores.

Las fuentes coinciden en que la moneda interbancaria irá hacia la zona de 4,925 a 4,935 por dólar, luego de acumular en 2012 una caída cercana al 12,5%.

"(El) ajuste (cambiario) se realiza por decisión de las autoridades monetaria, teniendo en cuenta que el Banco Central interviene comprando divisas y avala la suba del dólar (caída del peso), a un promedio de medio centavo por día", dijo la correduría cambiaria ABC Mercado de Cambios.

* El peso colombiano cerró el viernes la última sesión de mercado del año con un alza del 0,37%, para acumular una apreciación de un 9% en 2012. La moneda terminó en 1.766,78 por dólar en el mercado interbancario.

La mayoría de analistas estima que la moneda colombiana mantendrá su sesgo alcista el próximo año frente al dólar, en un contexto de medidas de liquidez en los países desarrollados para estimular la recuperación de la economía global.

autor

Reuters

Comentarios