Asunción. Actualmente, el 33% de la población paraguaya tiene acceso a internet, que representa un salto de más del 100% frente al año 2011, cuando solo el 15% de los ciudadanos tenía conectividad. El gran avance se produjo mediante los teléfonos inteligentes, destacó la economista del Banco Mundial Idhira Santos.

Idhira Santos manifestó a nuestro diario que el Paraguay avanzó bastante no solo en término de infraestructura y conectividad, con más de 2.300.000 usuarios de internet, sino también en cuanto a la regulación del sector tecnológico.

Sin embargo, dijo que aún queda mucho por hacer, ya que hay una gran parte de la población que todavía carece de conectividad, sobre todo en las zonas rurales. Indicó que el elevado precio del servicio constituye una de las limitantes para que más personas puedan acceder, y que esto tiene que ver con la falta de una competencia más objetiva. Otro obstáculo es la falta de infraestructura adecuada, en que las alianzas público-privadas podrían tener un rol importante.

Según el Banco Mundial (BM), con un 33% de conectividad, el Paraguay se encuentra actualmente en la media de la región. A nivel global, el promedio ronda el 43%, es decir, que unas 3.200 millones de personas en el mundo tienen hoy acceso a la plataforma web.

La economista detalló que la entrada de los teléfonos inteligentes (smartphones) al mercado y, junto con ello, la revolución de las redes sociales, fueron determinantes para el despegue de internet. Se estima que en el Paraguay están activos alrededor de 1.500.000 teléfonos inteligentes.

El gran desafío a partir de dichos avances será crear productos y servicios que beneficien a sus usuarios y aumente la productividad.

La economista del BM explicó que las tecnologías ayudan a aumentar la productividad en distintas ramas de la economía.

En el comercio, por ejemplo, se evidenció que las pequeñas y medianas empresas, que generalmente tienen más dificultades y barreras para comercializar sus productos en el extranjero, últimamente son las más activas para negociar “en línea” y ha significado un gran salto en productividad para ellas. En cuanto a las funciones operativas del día a día, las empresas que añaden internet a sus operaciones con sistemas tecnológicos facilitan facturaciones, seguimiento, lo que permite manejar un inventario más rápido y elevar el nivel de competitividad frente a otras compañías que usan el método manual o tradicional.

Dijo también que se ha comprobado que el uso de la firma digital en países que lo han implementado ahorra más o menos 20 minutos de tiempo en cada operación, que se suma a los beneficios que genera el no uso de papeles para esas actividades en las instituciones. Entonces, hay ahorros enormes en términos de productividad de 1% y 2% del PIB solo por el uso de la firma digital.

De acuerdo con encuestas del Banco Mundial, en América Latina el promedio de uso de dinero móvil es superbajo, entre 1% y 2%, mientras que en Paraguay hay un 28% de la población que tiene cuentas en dicho instrumento. “Quedamos sorprendidos con el progreso de Paraguay en dinero móvil, teniendo en cuenta la potencialidad de estas herramientas, en un país donde más del 70% de la población no tiene acceso a cuentas financieras”, dijo Idhira Santos.