La superficie sembrada con soja del ciclo 2016/17 en Argentina sería de 19,45 millones de hectáreas, por debajo de los 19,8 millones previstos anteriormente, debido a que el clima adverso impidió la implantación en algunas regiones durante el último mes, informó el jueves el Gobierno.

"Nueva baja en la superficie, a raíz de la suspensión de las siembras de segunda (tardías) en varias zonas del país", dijo el Ministerio de Agroindustria en su reporte mensual de cultivos.

El país sudamericano es el tercer mayor proveedor global de soja y el exportador líder de la harina y el aceite derivados de la oleaginosa.

Los problemas climáticos que sufrieron en enero amplias regiones de Argentina, que incluyeron sequías en algunas zonas e inundaciones en otras, generaron preocupación sobre la cosecha de soja e impactaron en los precios globales del grano en el mercado de Chicago.

Pero en las últimas semanas las condiciones climáticas mejoraron en la mayor parte del cinturón agrícola central del país, y la Bolsa de Cereales de Buenos Aires pronosticó una producción de 54,8 millones de toneladas de soja.

En su informe mensual de febrero, el ministerio agrícola dijo que el área sembrada con maíz 16/17 en Argentina -el tercer mayor exportador del cereal del mundo- será de 7,3 millones de hectáreas, frente a los 7,25 millones previstos anteriormente.

A su vez, el Gobierno estimó que la cosecha de trigo 2016/17 será de casi 18,4 millones de toneladas, un alza desde los 16,5 millones calculados en enero y muy por encima de los 11,3 millones de toneladas recolectados en la temporada pasada.

En una conferencia de prensa más temprano el jueves, el ministro de Agroindustria había dicho que la producción de trigo 16/17 de Argentina alcanzaría un récord de 18,3 millones de toneladas.