La Paz, EFE. Los gobiernos de Bolivia y Holanda acordaron este martes la puesta en marcha de un proyecto conjunto para la instalación de una fábrica de baterías de litio en el país andino y la transferencia de tecnología y conocimientos en esta industria.

El acuerdo fue sellado en La Paz con la firma de una carta de intenciones entre el príncipe Jaime De Borbón Parma, quien trabaja en el ministerio de Asuntos Exteriores holandés, y el canciller boliviano, David Choquehuanca.

Se trata de "un acuerdo marco" que establece la cooperación en tres áreas, incluida la entrega de un "plan maestro" para la futura implementación de una planta de baterías de litio en Bolivia, informó a los medios el gerente de Recursos Evaporíticos de la estatal Corporación Minera de Bolivia, Luis Alberto Echazú.

Según un comunicado de la oficina de Echazú, el plan ha sido desarrollado por profesionales holandeses que visitaron el país andino en abril pasado y su entrega a las autoridades bolivianas está prevista para el mes próximo, durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

La carta de intenciones también apunta a la creación de laboratorios para la investigación científica y la formación durante cuatro años de profesionales bolivianos en la Universidad Técnica de Delft, en Holanda.

Echazú destacó hoy que Holanda "es uno de los primeros países" que ofrece a Bolivia lo que buscaba, es decir, llegar hasta la producción de baterías de litio dentro del país.

Echazú insistió en que el documento firmado hoy "es el marco" que dará la pauta para futuros convenios específicos que se deberán firmar posteriormente.

La mayor reserva de litio de Bolivia se encuentra en el Salar de Uyuni, el fondo de un antiguo mar disecado con una extensión de 10.000 kilómetros cuadrados, situado en la región andina de Potosí, fronteriza con Chile y Argentina.

El gobierno de Evo Morales montó allí una planta semiindustrial para producir cloruro de potasio y otra piloto para fabricar 40 toneladas mensuales de carbonato de litio, materia prima para la producción de las baterías.

Las autoridades han descartado varias propuestas de socios extranjeros para explotar el litio de Uyuni, argumentando que ninguno ha ofrecido industrializar el metal en territorio boliviano.

Echazú destacó hoy que Holanda "es uno de los primeros países" que ofrece a Bolivia lo que buscaba, es decir, llegar hasta la producción de baterías de litio dentro del país.

El príncipe Jaime De Borbón Parma destacó, por su parte, que las relaciones bilaterales entre los Países Bajos y Bolivia tienen ya 63 años y que el acuerdo suscrito hoy muestra que ya no se trabaja simplemente en cooperación para el desarrollo, sino "como una sociedad entre dos iguales".

"Nosotros tenemos mucho conocimiento y una tecnología muy avanzada sobre el tema de litio y para crear las baterías, pero ustedes tienen todos los recursos para esa tecnología (...) Entonces yo creo que es algo histórico", sostuvo el príncipe.

El canciller Choquehuanca resaltó que mediante el acuerdo, se complementarán los conocimientos y tecnología desarrollados en Holanda con los recursos naturales de Bolivia.

"Nosotros ponemos nuestra materia prima, ellos ponen sus conocimientos y de manera conjunta llevamos adelante proyectos estratégicos", agregó.