Cementeras en Honduras aumentan precios y desacatan al gobierno

Honduras

La intención de las empresas cementeras es que los distribuidores adquieran la bolsa de cemento a 145 lempiras (US$7,6) al final de año y todo hace indicar que lo lograrán.

Las empresas cementeras fueron obligadas a principios de 2011 a cancelar una multa de 35.5 millones de lempiras (US$1,8 millones) en el caso de Cementos del Norte, y 51.8 millones (US$2,73 millones) a Lafarge.

  • Lun, 07/04/2011 - 14:17

Las empresas cementeras aplicaron el anunciado "trancazo" al precio de la bolsa de cemento gris, en un total desacato al gobierno de la República.

La intención de las empresas cementeras es que los distribuidores adquieran la bolsa de cemento a 145 lempiras al final del año y todo hace indicar que lo lograrán.

Comenzaron en enero con un aumento de 5,9% al precio de ese material de construcción, resultando un alza de ocho lempiras al valor del producto, que pasó de 125 lempiras (US$6,5) a 133 lempiras (US$7,02), en planta.

Colusión. En esa ocasión tanto Cementos del Norte (Cenosa) como Lafarge-Inhcesa realizaron el aumento de precios de forma simultánea, práctica que realizan desde hace muchos años.

Ante esa situación, la Comisión de Defensa y Promoción de la Competencia (CDPC) dirigió sus pasos a investigar el mercado del cemento en Honduras, dando como resultado una resolución en contra de esta industria.

La CDPC, después de realizar una investigación, impuso a los dos agentes económicos que participan en la producción del cemento en Honduras -Cenosa y Lafarge- el cese de las conductas anticompetitivas, así como varias obligaciones puntuales y las respectivas sanciones que prevé la ley.

En otras palabras, determinaron la existencia de prácticas restrictivas a la libre competencia y prohibidas por su naturaleza, específicamente, "haber establecido en forma colusoria el precio del cemento" y "repartirse directa o indirectamente el mercado en áreas territoriales, clientela, sectores de suministro o fuentes de aprovisionamiento".

Ante esta resolución, las empresas cementeras fueron obligadas a cancelar una multa de 35.5 millones de lempiras (US$1,8 millones) en el caso de Cementos del Norte, y 51.8 millones (US$2,73 millones)  a Lafarge.

Sin embargo, estas medidas aplicadas por la CDPC, con el objetivo de frenar el abuso de las empresas cementeras que se niegan a competir en el mercado, de acuerdo con los comentarios de Óscar Lanza Rosales, presidente de esta institución encargada de velar por la actuación de los agentes económicos hondureños, siguen sin dar un cambio en la historia.

"Los cargos que les hicimos a la industria cementera es que se ponen de acuerdo en aumentar precios y repartirse el territorio geográfico. A Cenosa le admitieron la contrademanda sin haber pagado totalmente la multa y pensamos que el Poder Judicial no ha estudiado la Ley de Competencia", dijo Lanza Rosales.

Nuevo aumento. La semana anterior las dos empresas cementeras aplicaron un alza de 3.40 lempiras por bolsa de cemento en planta, trasladando el precio de 133 lempiras por bolsa de 42.5 kilogramos a 136.40 lempiras.

A este aumento se debe sumar el Impuesto Sobre Ventas (ISV), flete, descarga y ganancia del ferretero, por lo que la bolsa de cemento sobrepasa los 140 lempiras.

Con este incremento de precios, el sector construcción sigue manifestando su preocupación, principalmente, porque el consumo de cemento ha caído en el último mes a una venta de dos millones de bolsas, cuando el promedio de bolsa rondaba tres millones al mes, por lo que se presume que a finales del año el consumo de cemento puede ser de apenas 26 millones de bolsas de cemento.

El encarecimiento de este producto, que se considera básico para la construcción tanto de viviendas como edificios, arrastra alzas de precios en el resto de los componentes de la carretilla de la construcción.

De acuerdo con el gerente de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Silvio Larios, el alza del cemento desencadena una serie de especulaciones.

"Lastimosamente, el alza del cemento está creando una reacción en cadena porque el cemento es una materia prima importante para el sector construcción", expresó Larios.

Para las autoridades de la Chico, los incrementos en los subproductos y derivados del cemento son normales por la gran escalada de precios de esta materia prima.

Ante el decrecimiento que ha sufrido el sector construcción en Honduras, registrando en 2009 una caída estrepitosa de un 35% y cerrando 2010 con un decrecimiento del 18%, las autoridades de la Chico solicitan una cuota de colaboración de parte de todos los sectores de la cadena de producción y distribución.

"Esperamos mejores tratos de parte de los proveedores, pensamos que hay una especulación en la arena y la grava, aunque no debemos olvidar el costo del combustible".

En relación al tema del acero, Larios dijo que la industria espera un aumento razonable de este producto, considerando siempre lo debilitado que se encuentra el sector construcción.

Agregó que "estamos de acuerdo en buscar soluciones para el sector construcción; pedimos que se dé un alza realista, no especulativa.

No queremos que el sector construcción se vea afectado, buscamos mejorar las inversiones en el sector". De acuerdo con estimaciones de la Cámara de la Construcción, el acero representa entre un 4% o 5% de los costos de una vivienda tradicional.

autor

ElHeraldo.hn

Comentarios