Los precios del cobre subieron este viernes y terminaron la semana con una ganancia de más de 2% por la debilidad del dólar y menores preocupaciones sobre la economía china, mientras que el zinc avanzó más de 3%.

Los mercados bursátiles en China, el mayor consumidor mundial de metales, concluyeron la semana en positivo, tras cinco caídas semanales consecutivas, después de que unos comentarios sobre regulaciones y una inyección de efectivo del banco central calmaron las preocupaciones sobre el crecimiento.

El dólar se encaminaba a registrar su peor semana desde agosto, cediendo casi todas las ganancias obtenidas desde que Donald Trump fue electo presidente de Estados Unidos en 2016.

"Las dudas sobre (el crecimiento de) China se han ido desvaneciendo en la semana pasada, pero están aumentando en el frente estadounidense y eso está ralentizando la subida", dijo Nitesh Shah, estratega de materias primas de ETF Securities.

"Creo que los metales operarán estables en las próximas semanas, pero después es probable que suban (asumiendo) un declive de este sentimiento negativo en Estados Unidos. En un año de cambios políticos en China, no van a permitir una caída del precipicio", agregó.

El cobre en la Bolsa de Metales de Londres subió un 1,8%, a US$5.682 la tonelada. Por su parte, el zinc lideró las ganancias de los metales básicos, con un avance de 3,3%, a US$2.616 la tonelada, su mejora semanal más potente en nueve semanas.

Los mercados bursátiles globales se encaminaban a su primera caída semanal en las últimas cinco, después de que la agitación generada por el despido del director de FBI, James Comey, y la supuesta relación entre la campaña de Trump y Rusia provocaron incertidumbre acerca de su capacidad para llevar adelante sus políticas económicas en algún momento.

En otros metales, el plomo cedió un 1,1 por ciento, a US$2.095; el estaño mejoró un 1%, a US$20.400; el aluminio avanzó un 1,1%, a US$1.943,50, tras tocar su máximo desde fines de abril, a 1.947 dólares; y el níquel subió un 2 por ciento, a 9.360 dólares, después de alcanzar su cota más alta desde principios de mayo, a US$9.440.