Colombia: sequía en Brasil y devaluación ayudan a elevar precio interno del café

Brasil, Colombia

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Luis Genaro Muñoz, advirtió que se está viviendo un buen momento, pues sube la cotización internacional del grano y se eleva el precio del dólar, pero no es como para hacer fiesta.

Las informaciones procedentes de Brasil indican que la sequía de registrada en enero en la zona cafetera es la más fuerte de los últimos 20 años.

  • Mié, 02/19/2014 - 17:16

La paradoja de la vida: la sequía que afecta a miles de cultivadores de café de Brasil se convierte en la bendición para 550.000 familias cafeteras de las laderas colombianas. Es probable que muy pocos de esos campesinos colombianos sepan que por cada centavo de dólar que sube el precio del café en la Bolsa de Nueva York le representa un incremento de cuatro mil pesos (US$1,9) en el valor de la carga del grano en el mercado interno.

Menos sabrán que por cada 10 pesos que aumenta el dólar (Tasa de Cambio) la cotización de la carga se eleva en 3.000 pesos. Este comportamiento de la Tasa de Cambio y la cotización en la Bolsa de Nueva York es un alivio para las finanzas estatales, pues al acercarse el precio interno del grano a los 700.000 pesos (US$343,9), disminuye la presión por los subsidios otorgados a los cafeteros, que para este año se estiman en un billón de pesos.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros (Federacafé), Luis Genaro Muñoz, advirtió que se está viviendo un buen momento, pues sube la cotización internacional del grano y se eleva el precio del dólar, pero no es como para hacer fiesta. 

“Si uno toma la bolsa (de Nueva York) de ayer (martes), la bolsa se movió 12,55 y la tasa de cambio (dólar) subió $11,70. La combinación de esos dos factores llevó a que el precio interno aumentará 56.0000 pesos, cerrando en 615.000 pesos”, explicó el dirigente gremial.

Antes de presentarse esta situación, la carga de café estaba en cerca de 563.000 pesos. “Cuando se mueve la bolsa (de Nueva York) el impacto es derecho al precio interno”, reiteró el dirigente gremial.

Las informaciones procedentes de Brasil indican que la sequía de registrada en enero en la zona cafetera es la más fuerte de los últimos 20 años. Según la agencia española EFE, Brasil es responsable de un tercio de las exportaciones mundiales, principalmente de arábica, que es el tipo de café producido por las familias cafeteras colombianas. 

El precio del café arábica aumentó 15% en dos días y el miércoles alcanzó su nivel más alto en un año y tres meses a causa de la persistente sequía en Brasil, dice EFE.

Para el gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, el problema que afronta Brasil, es uno de los factores para afectar al alza la cotización del grano en los mercados mundiales. “La ausencia de lluvias en volumen adecuado en Brasil mueve la Bolsa (de Nueva York), preocupa la industria y jalona los precios hacia arriba, pero también hay que tener en cuenta el tema de Centroamérica”.

Recientemente, el Consejo Salvadoreño del Café informó que la cosecha esperada para este año podría caer en una cifra cercana al 58%.

Muñoz alertó sobre la volatilidad del mercado por causa de estos efectos de la naturaleza. Mientras Brasil es afectado por la sequía, en otras regiones de alta producción como Vietnam e Indonesia es la lluvia, el tema de preocupación.

“Cuando el mercado está inquieto, la especulación también juega para arriba o para abajo”, advirtió el dirigente cafetero, quien además llamó a la prudencia: “alegremente no se puede hacer fiesta”.

El presiddente Santos aprovechó para recordar los buenos resultados conseguidos con el apoyo del Gobierno a los cafeteros. Dijo que se han desembolsado cerca de 1.2 billones de pesos en el Incentivo de Capitalización Rural (ICR), de los cuales 500 mil millones han sido para el sector cafetero.

“Esa política, esos 500 mil millones, es lo que hoy le permite al país tener una producción de 11,3 millones de sacos”, manifestó el presidente, según un comunciado de prensa de la Casa de Nariño.

autor

ELESPECTADOR.COM

Comentarios