San José. Una reforma parcial al "Reglamento General sobre legislación contra narcotráfico, actividades conexas, legitimación de capitales, financiamiento al terrorismo y delincuencia organizada" permitirá que en Costa Rica las personas mayores de 15 años tengan la posibilidad de abrir una cuenta bancaria.

Según anunció la Casa Presidencial, el objetivo de la reforma es incentivar la inclusión financiera y permitir un mayor acceso a los servicios financieros formales de 1,6 millones de personas mayores de 15 años en situación de vulnerabilidad, a fin de eliminar brechas y generar oportunidades.

El cambio en el reglamento busca promover las Cuentas de Expediente Simplificado (CES), que son de fondos abiertos por las entidades financieras a las personas físicas que califiquen con un perfil de riesgo bajo, a quienes se les aplicará una diligencia simplificada.

"El reto de fortalecer la inclusión, la equidad y la igualdad es enorme, por eso seguimos trabajando con mística para aumentar las oportunidades de las personas. Garantizar el derecho a contar con una cuenta bancaria elimina brechas y propicia a un mayor acceso a los servicios que contribuyen a mejorar la calidad de vida", aseguró la segunda vicepresidenta, Ana Helena Chacón.

Según datos del Banco Central de Costa Rica, el 35 por ciento de la ciudadanía costarricense no está bancarizada, por lo que con las CES, este porcentaje de población que corresponde a 1,6 millones de personas mayores de 15 años, tendrá la posibilidad de abrir una cuenta en alguna de las entidades del Sistema Financiero Nacional.

Esta reforma fue planteada en el seno del Consejo Presidencial Social, a través de la Comisión Especial Permanente de Articulación de Políticas de Impacto Social relacionadas con el Sector Financiero, cuyo fin es analizar los mecanismos que permiten la inclusión financiera y garantizar el derecho de toda persona de contar con una cuenta bancaria.