El heredero de Samsung, Lee Jae Yong, fue arrestado en vinculación con el escándalo de corrupción que involucra a la presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, informó este viernes la agencia de noticias Yonhap.

Hace un mes, un tribunal había rechazado un pedido de detención contra el empresario, con el argumento de que no era necesario. Sin embargo, los fiscales reiteraron la solicitud el martes pasado, agregando nuevos cargos contra Lee.

"Se reconoce la necesidad de arrestar a Lee al considerar los nuevos cargos y la evidencia adicional recolectada", dijo ahora la Corte. Aunque el padre de Lee, Lee Kung Hee, es oficialmente el presidente de Samsung, debido a problemas de salud el hijo debió hacerse cargo en los últimos años.

Niegan acusaciones

Samsung es acusada de hacer donaciones por unos US$36,3 millones a diversas fundaciones sin fines de lucro operadas por Choi Soon Sil, cercana a la presidenta, a cambio del apoyo de la mandataria a una fusión empresarial controvertida.

Por su parte, la compañía niega las acusaciones de soborno dentro del caso de la "Rasputina" surcoreana. "Haremos lo posible para asegurarnos de que la verdad sea revelada en los futuros procedimientos judiciales", dijo la compañía a través de un comunicado.

El involucramiento de la principal compañía de Corea del Sur en el escándalo de corrupción en torno a la presidenta podría tener todavía ramificaciones de mayor alcance. La detención de Lee puede afectar todavía más a la mandataria que hasta ahora niega las denuncias.

Park, que fue destituida por la Asamblea Nacional en diciembre, está a la espera de la decisión de la Corte Constitucional que determinará si continúa o no en el cargo.