Ecuador: vacíos legales dificultan firma de contratos con petroleras privadas

Ecuador

Dentro del proceso de la firma de contratos para la producción incremental de crudo en los campos Shushufindi y Libertador, la falta de una licitación y la figura de contratación por servicios específicos serían ilegales.

Se han producido ciertos eventos irregulares, dado que no ha existido un proceso de licitación, sino presentación directa de ofertas.

  • Jue, 02/02/2012 - 17:08

La falta de una licitación y la figura de contratación por servicios específicos serían ilegales dentro del proceso de la firma de contratos con empresas privadas para la producción incremental de crudo en los campos Shushufindi y Libertador.

Estos campos, parte de los denominados 'joyas de la corona', serán ahora intervenidos por el consorcio Shushufindi S.A., integrado por la francesa Schlumberger (60%), la argentina Tecpetrol (25%), la estadounidense KKR (15%) y por Pardaliservices, formada por Tecpetrol en un 40%, la canadiense Canacol (25%), Schlumberger (20%) y la ecuatoriana Sertecpet (15%).

El analista petrolero, Luis Calero, dijo que las operaciones para la producción incremental son el camino para optimizar esos campos maduros.

Sin embargo, se han producido ciertos eventos irregulares, dado que según explicó no ha existido un proceso de licitación, sino presentación directa de ofertas.

Esta práctica no es lo conveniente para el país, ya que para poder escoger la mejor oferta, la normativa impone que se hagan concursos e invitaciones públicas.

El ex dirigente sindical, Fernando Villavicencio, indicó que el contrato de obras, bienes y servicios específicos han sido modificados "arbitrariamente" por el ministro Wilson Pástor, al añadirle la palabra "integrados". La naturaleza de lo que se firmó es la exploración y explotación de petróleo.

Ni la exploración adicional, ni la recuperación mejorada, que están contempladas en el contrato, ya que son servicios específicos.

Por tanto, según el artículo 6 de la Ley de Hidrocarburos, quien debió haber suscrito los contratos es la Secretaría de Hidrocarburos y no Petroecuador, antes de un proceso de licitación internacional que nunca hubo.

Efectivamente, durante la presentación de las firmas de los convenios que representarán US$1.678 millones de inversión en 15 años, Pástor explicó que en el de Shushufindi se establece el compromiso de perforación exploratoria en el precretáceo en el segundo año de vigencia del contrato.

"De dar resultados podría cambiar toda la fase industrial de la fase industrial del petróleo", explicó.

El precretácico es una capa de suelo en donde se sospecha que hay reservorios de crudo. Para llegar se debe perforar a cinco kilómetros de profundidad, el actual (cretácico) se encuentra a tres kilómetros.

Para Calero, no está claro qué entidad será la que opere los campos. Si bien, en las cláusulas dice que Petroecuador sigue siendo quien opera; quien toma las decisiones y tiene la preminencia es la contratista pues debe defender su inversión.

Agregó que el modelo no es una privatización de los campos maduros, pero sí contempla una fuerte presencia del sector privado.

Desde lo institucional, a Petroecuador no le hace bien quedar desplazada y en un papel secundario. Tal vez, en lo fiscal al final sea beneficioso. El analista cree que esa política no se compadece con la postura nacionalista que se quiere mostrar, y que como otros, este gobierno ha actuado pragmáticamente.

autor

El Universo.com

Comentarios