Washington. Funcionarios de Estados Unidos están revisando la confiscación de activos de General Motors por parte de Venezuela, dijo el jueves el portavoz del Departamento de Estado Mark Toner.

"Estamos revisando los detalles del caso", afirmó Toner en un comunicado, agregando que Estados Unidos espera que sea resuelta la situación "rápidamente y transparentemente".

GM dijo el miércoles que las autoridades venezolanas confiscaron ilegalmente su planta en el centro industrial de Valencia.

La compañía dijo que la incautación causará un daño irreparable a la empresa, sus 2.678 trabajadores, sus 79 concesionarios y proveedores. El Ministerio de Información de Venezuela no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

La industria automotriz venezolana sufre por la falta de materias primas debido a unos complejos controles monetarios y una producción local estancada, y muchas plantas apenas pueden manufacturar.

A principios de 2015, Ford Motor Co canceló su inversión en Venezuela cuando sufrió una amortización antes de impuestos de US$800 millones.