El campo argentino comienza una huelga comercial de cinco días

Argentina

Las entidades agrarias se quejan de la "tremenda" brecha que existe entre la "miseria" que cobra el que produce y lo caro que pagan los alimentos en las góndolas de los supermercados quienes los consumen.

Los dirigentes culparon al Gobierno por la desaparición en la última década del 60.000 productores agropecuarios.

  • Sáb, 06/15/2013 - 20:16

El sector agropecuario argentino comenzó este sábado una huelga comercial de cinco días en protesta por las políticas del Gobierno y la negativa de la presidenta, Cristina Fernández, a recibir a los dirigentes agrarios y escuchar sus reclamos.

"El Gobierno exhibe (una cosecha de) 100 millones de toneladas de como si fuese un logro propio y nosotros podemos decir que hay 100 millones de toneladas a pesar de este gobierno", planteó este sábado en declaraciones radiales el presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi.

Buzzi protagonizó una concentración de productores celebrada este mediodía en la autopista que une Rosario y Buenos Aires y volvió a pedir a la presidenta que escuche sus reclamos.

"Se han complicado tanto las cosas que no hay una sola medida que resuelva todos los problemas. Lo que hay que reconocer es que hay problemas y eso es lo que no reconoce este gobierno", lamentó.

El presidente de la FAA aclaró que el cese de comercialización de granos y de ganado no provocará un desabastecimiento ya que, en su opinión, "el objetivo (de la huelga) es poner en la agenda pública el problema agropecuario sin impacto en la vida de la gente", señaló Buzzi.

El líder agrario advirtió que el interior del país vive un estancamiento económico que pronto se reflejará también en las ciudades.

La medida de fuerza, iniciada a las cero horas de este sábado, fue lanzada por las cuatro mayores patronales agrarias del país, que en conjunto representan a unos 290.000 agricultores y ganaderos.

La huelga comercial afectará a todos los productos agropecuarios, con la excepción de los perecederos, y, si bien durará cinco días, sus efectos se harán sentir por más tiempo, ya que el jueves y el viernes próximo serán festivos en Argentina.

Los dirigentes agrarios han argumentado que resolvieron convocar a esta medida de fuerza patronal ante la negativa de Fernández a concederles una audiencia.

Las entidades agrarias se quejan de la "tremenda" brecha que existe entre la "miseria" que cobra el que produce y lo caro que pagan los alimentos en las góndolas de los supermercados quienes los consumen.

Esa brecha, precisaron, es del 300 al 1.200% en productos de primera necesidad como el azúcar, la yerba, manzanas, peras, arroz, melocotones, ciruelas, lácteos, carnes en general, verduras, cítricos y harina, entre otros.

Los dirigentes culparon al Gobierno y sus políticas hacia el sector por la desaparición en la última década del 60.000 productores agropecuarios.

En este contexto, reclamaron la normalización del comercio de granos, la eliminar los permisos de exportación y la disminución de la presión impositiva sobre el campo, entre otras medidas.

Argentina es uno de los mayores productores y exportadores mundiales de granos y cerrará esta campaña agrícola con una cosecha de 102,6 millones de toneladas, la segunda mayor de su historia, según datos del ministerio de Agricultura.

autor

EFE

Comentarios

|