ae brand lab

Emlyon MBA : impulso obligatorio para los early makers

Enfocado al emprendimiento y consultoría de proyectos, profesionales de todo el mundo acceden al entorno multicultural de este MBA, enfocado a generar grandes líderes de negocios

 Emlyon Business School  es una de las más reconocidas escuelas de negocios internacionales. Con una amplia selección de especializaciones en su malla curricular, ha permitido la creación de programas de estudios más especializados o trajes a la medida para early makers, atributo fundamental para enfrentar hoy las cambiantes y exigentes necesidades del mercado.

Este programa de estudios internacionales fue ranqueado número 3 en Francia y número 48 en el mundo por la revista Expansión en "Los Mejores MBA’s del Mundo", en febrero de 2016. El prestigio de esta escuela ha crecido con los años, lo que la ha colocado como una de las primeras opciones alrededor del mundo para estudios de negocios.

Al incursionar en un programa de estudios en el extranjero, los estudiantes tienden a escoger países que no solo representan una buena opción económica y de mercado laboral, sino también por su cultura o el culture shock del proceso de aprendizaje. Ese fue el caso de Gerardo Aranda Claussen, hoy  director de Estrategia de Walmart México. “Tuve la oportunidad de estudiar Ingeniería Industrial en Estados Unidos y trabajar ahí durante algunos años antes de buscar hacer una maestría. Elegí cursar un MBA internacional en Francia para complementar mi experiencia y conocimientos de ingeniería con una mentalidad de negocios y liderazgo con visión global“. Aranda se encontró con un enfoque centrado en el emprendimiento y la innovación, el cual se complementa excelentemente con el multiculturalismo dinámico que se vive en Lyon.

Business leaders

Con más de 29 mil alumnos presentes de 118 países, la escuela de negocios de Emlyon apunta a una metodología de aprendizaje donde hay que ponerse manos a la obra, según declaran: lo central no es formar solo administradores de empresas, sino poner el foco en la formación de líderes de negocios.

Una característica relevante para varios ex estudiantes es el hecho de contar con un profesor que puede ser de cualquier lugar del mundo y que realiza una inmersión, durante una semana, solo de un tema en específico, haciendo que la comprensión de lo estudiado luego se plasme en aplicaciones prácticas del tema.

Ante la metodología de la praxis y el estudio en Emlyon MBA, el destacado ex alumno Gerardo Aranda Claussen comenta: “Me encantó que la manera de enseñar fuera muy inmersiva, es decir, enfocada a poner manos a la obra.  Junto con tus estudios tienes que desarrollar un proyecto a la par de consultoría, a lo largo del MBA, para alguna organización, llamado Entrepreneurial Leadership Project. A mí en lo particular me tocó trabajar en un proyecto para crear un modelo de negocio sostenible para reducir la mortalidad infantil y materna en países subdesarrollados por causas prevenibles, lo que nos llevó a interactuar con jugadores globales como la Organización Mundial de la Salud, en Ginebra, desarrolladores de vacunas y activistas de derechos humanos de altísimo nivel”.

¿Cómo se trataban temas como emprendimiento e innovación?

El emprendimiento y la innovación juegan un papel central en el curso del MBA. Los profesores constantemente nos impulsaban a crear planes de negocio innovadores; además se organizaban pláticas y conferencias con emprendedores ya exitosos que nos compartían sus aprendizajes y consejos. De hecho, reforzando la filosofía de aprendizaje de poner manos a la obra me tocó participar en un equipo que representó al programa en dos competencias internacionales de planes de negocio, una en el Reino Unido y otra en Texas, EE.UU., donde competimos contra otras universidades de clase mundial pitchando y proponiendo a inversionistas y académicos una idea de negocio que desarrollamos en paralelo al MBA.

¿Hay un cambio de mentalidad profesional, una nueva forma de hacer las cosas, tras cursar este programa?

Lo más significativo fue que me cambió la mentalidad de planear por planear, a una mentalidad de planear rápido y actuar aún más rápido. Aprendí a resolver problemas rápidamente y de manera creativa, pero sobretodo de manera muy práctica. Aprendí que una idea sin ejecución no puede crecer, y que hacerla crecer significa ponerla a prueba pronto y nutrirla con esfuerzo y, potencialmente, con fracasos.

¿Sientes que después de esta experiencia puedes tener una ventaja frente a otros profesionales de tu mismo campo?

Me siento muy bien preparado y capaz para afrontar lo que venga en mi futuro profesional. El convertir esta preparación en una ventaja depende del esfuerzo de cada persona, en poder identificar oportunidades y tener las ganas y talento para aprovecharlas. Aprendí mucho y conocí a muchas personas muy interesantes que me contagiaron las ganas de querer tomar esas oportunidades que se vayan presentando.

¿Emlyon Business School redefinió o fortaleció tu  rumbo profesional?

El MBA de Emlyon me dio las cartas y la confianza necesarias para poder redefinir mi camino. Sobre todo, me inspiró a tomar los primeros pasos para tomar el control de mi carrera.

Fue una apertura de horizontes enorme, el cambio de visión para animarme a tomar riesgos y crear más valor a partir de la incertidumbre. Después del MBA trabajé en Planeación Estratégica de Walmart de México y Centroamérica, donde afiancé lo aprendido en el MBA, llevando proyectos de innovación y la transición después de la venta de los restaurantes del grupo a Alsea, y ahora estoy trabajando en startups, ayudando a llevar una simple idea a un negocio rentable, tratando de ser lo más disruptivo posible.