Santiago.  La gremial Asociación Chilena de Energías Renovables (Acera) afirmó hoy que las Energías Renovables No Convencionales (ERNC) han mostrado un sostenido crecimiento alcanzando un 14,7 por ciento de la generación eléctrica nacional.

     "Las condiciones naturales del país, sumadas a incentivos regulatorios, propiciaron su explosión, ganándose un espacio significativo en la matriz eléctrica nacional", afirmó el director ejecutivo de Acera, Carlos Finat

     En el año 2006, la capacidad instalada de estas tecnologías era de 355 MW (Mega Watts), representando menos de 1% de la generación eléctrica total, pero a marzo de este año ya equivalen al 14,7%.

     En 2025, de acuerdo a la proyección realizada por el gremio, la energía entregada por las ERNC al sistema superaría los 18.430 GWh.

El país debe sumar unos 8.000 megavatios a su matriz energética hasta el 2020, desde los actuales 17.000 megavatios, para atender el crecimiento de la demanda.

     En esta proyección la tecnología fotovoltaica sería la principal dentro de la generación de ERNC con 43% del total, seguida por la eólica 28%, la bioenergía con un 13%, la hidroeléctrica de pasada con 10%, la termosolar y la geotérmica con 5 y 2% respectivamente.

    "La participación del 14,7% de las energías renovables al día de hoy es la demostración empírica de que son competitivas, eficientes y económicas. Y si algo cambia en el mercado a futuro, será a favor de las ERNC, porque cada día son más baratas", dijo Finat.

     En 2015 un comité oficial organizado por el Ministerio de Energía chileno propuso como meta alcanzar un 70% de matriz energética de fuentes renovables hacia 2050.

     No obstante, enfrenta serios desafíos para diversificar su matriz energética, ante el escaso avance en la incorporación de fuente renovables no contaminantes y la fuerte oposición a fuentes convencionales contaminantes como las termoeléctricas o ambientalmente invasivas como las hidroeléctricas.

     En el pasado el debate por la diversificación llevó a las autoridades a anunciar el inicio de estudios sobre la factibilidad del uso de la energía nuclear, pero tras el desastre generado con el terremoto y maremoto en Japón en 2011, la iniciativa, en un país sísmico como Chile, fue seriamente cuestionada.

      En la actualidad el ministerio de Energía ha apuntado a fortalecer proyectos de generación hidroeléctrica y el ERNC.