Gobierno venezolano tendrá una segunda ensambladora de vehículos de su propiedad

Venezuela

En su plan por convertirse en un competidor más del mercado automotriz local, el gobierno venezolano contará con participación en una ensambladora de automóviles de la marca china Chery, que se une a la presencia que ya tiene en Verinauto, empresa conjunta de los estados de Irán y Venezuela.

La futura presencia de la marca china en Venezuela se unirá a la planta productora que tiene en Uruguay y los proyectos que prevé materializar en Brasil y Argentina.

  • Mar, 09/28/2010 - 20:29

El gobierno venezolano sigue adelante con sus planes de convertirse en un competidor más del mercado automotor, tras la firma de un acuerdo con la empresa china Corporación Automotriz ZGT para la producción de autos de la marca china Chery, cuyos modelos están presentes en el mercado local desde 2006, a través de la importadora Cinascar.

La firma del convenio da el visto bueno a la segunda ensambladora venezolana con participación gubernamental luego de Venirauto, empresa conjunta entre los gobiernos de Irán y Venezuela y que mantiene operaciones desde 2007.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología venezolano señaló que está prevista la instalación de una red de puntos de venta a escala nacional, así como de centros de servicio y atención posventa.

El acuerdo fue suscrito este viernes 24 de septiembre entre representantes de la empresa de capital privado Automotriz ZGT y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, cuya participación accionaria en el nuevo consorcio será de 51%.

Desde hace más de dos años, ZGT presentó a la consideración del despacho de Industria y Comercio el proyecto para ensamblar en el país autos de la marca china; uno de los ocho proyectos para la producción de vehículos que aguardan por la aprobación de las autoridades para iniciar la producción.

La corporación, que ha participado en la producción de los vehículos militares Tiuna, fabricados para el Ejército venezolano, prevé reactivar la antigua planta de producción de AutoAgro ubicada en la población aragüeña de Las Tejerías, donde con anterioridad fueron producidos vehículos de la marca japonesa Honda.

Cuarta planta sudamericana. La de Venezuela será la cuarta planta que Chery tiene previsto activar en suelo suramericano, luego de la puesta en marca de una productora en Uruguay, además de dos proyectos que adelanta en Argentina y Brasil.

Con su casa matriz en la ciudad de Wuhu, Chery Automobile inició operaciones en 1997, y fue la primera ensambladora en colocar sus productos fuera de China. En 2009, la empresa produjo más de 508.000 automóviles, cifra que espera elevar a 900.000 este año. Actualmente cuenta con factorías en China, Rusia, Irán, Ucrania, Egipto, Malasia, Indonesia, Malasia y Uruguay.

Chery estuvo presente en el mercado venezolano gracias a la Corporación Cinascar, empresa de capital colombiano que inició la comercialización de la marca en varios países de la región. Sin embargo, las trabas impuestas a la importación de vehículos desde 2008 limitó las operaciones de la compañía, al punto de prácticamente desaparecer del mercado local.

Primera etapa: autos familiares. En una primera instancia, se prevé la producción de dos modelos de autos familiares: un compacto equipado con motor de 1.3 litros. Probablemente se trate del compacto A1, evolución del modelo QQ comercializado en el país hasta el año pasado.

El otro modelo será un sedán con motorización de 1.8 litros que, se presume, será una versión particular del A520, comercializado anteriormente en Venezuela con motor de 2.0 litros y que compite en el segmento de los familiares de rango medio.

Información ofrecida por el despacho de Ciencia y Tecnología señala que el primer modelo será ofrecido en Bs.F. 58.000, monto que según los cálculos oficiales está 44% por debajo del precio de mercado.

En el caso del familiar, el precio será de Bs.F. 80.000, 55% por debajo de vehículos similares.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología señaló igualmente que está prevista la instalación de una red de puntos de venta a escala nacional, así como de centros de servicio y atención posventa.

Aun cuando no se especifica en el tema, el despacho garantiza financiar la adquisición de estos modelos a través de la banca pública, que ofrecerá tasas de interés y facilidades de pago preferenciales.

Beneficio para todos. Según el comunicado del ministerio, la producción de la marca china permitirá la transferencia tecnológica, toda vez que la casa matriz se compromete a formar a los trabajadores de la futura ensambladora, cuyo personal será seleccionado entre los estudiantes de las universidades Bolivariana y Nacional Experimental de la Fuerza Armada (Unefa).

Se prevé además que miembros de los consejos comunales de Las Tejerías estén en la nómina que laborará en la fábrica, cuyo inicio de producción no ha sido revelado.

También se estima que varias empresas productoras de autopartes nacionalizadas por el Gobierno se conviertan en suplidoras de la ensambladora. Entre éstas están la extinta Rualca (cuya producción cesó desde el momento de su "recuperación" hace casi dos años); Autoseat (productora de asientos actualmente paralizada), y la procesadora de partes metálicas OciMetalmecánica.

autor

ELMUNDO.COM.VE

Comentarios