Los detalles de la ampliación que hará Codelco en la mina de cobre más grande de Chile

Chile

La expansión del yacimiento El Teniente debería estar funcionado para el 2017 e implicará una inversión de US$3.470 millones.

Para mantener la actual productividad de la mina, Codelco deberá realizar una fuerte inversión que le garantice reservas para los próximos 50 años.

  • Vie, 04/26/2013 - 14:57

Santiago. La empresa estatal chilena Corporación del Cobre (Codelco) planea una gran ampliación de uno de sus mayores yacimientos, El Teniente, el que debería estar funcionado para el 2017 y que implicará una inversión de US$3.470 millones.

Para mantener la actual productividad de la mina El Teniente, Codelco deberá realizar una fuerte inversión, que le garantice reservas para los próximos 50 años.

Codelco es la principal empresa estatal de Chile, y la mayor productora de metal en el mundo, por lo que buena parte de su economía depende de las exportaciones de ese metal rojizo.

Chile concentró el 32,7% de la oferta mundial del metal, alcanzando una producción de 5,43 millones de toneladas métricas en 2012.

De acuerdo con el organismo asesor, la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Codelco produjo 1.735 millones de toneladas de cobre en 2011, de un total de 5,2 millones de toneladas métricas en ese año.

Los yacimientos de Chuquicamata y Radomiro Tomic lideraron las producciones de la estatal, que alcanzó las 913.000 toneladas de cobre, mientras que El Teniente registró 400.000 toneladas, un 0,81% menos que el año anterior.

En promedio, El Teniente aporta 403.616 toneladas métricas finas anuales de cobre en la forma de lingotes refinados a fuego (RAF), y cátodos de cobre al año. Como resultado del procesamiento del mineral también se obtienen 5.617 toneladas métricas de molibdeno.

La división El Teniente se encuentra a 80 kilómetros al sur de Santiago y a 2.500 metros sobre el nivel del mar, y es la mina subterránea de cobre más grande del mundo, con 2.400 kilómetros de galerías subterráneas.

El Teniente fue fundada el año 1904, por parte de empresarios norteamericanos que crearon la compañía Rancagua Mines, sobre un yacimiento que venía siendo explotado desde tiempos pre-colombinos.

En 1967, Codelco compró el 67% de la compañía como parte de un intento por controlar el recurso por parte del presidente Eduardo Frei Montalva. Pero fue durante el gobierno de Salvador Allende en 1971 cuando se produjo la nacionalización de los yacimientos.

En esos mismos años se produjo uno de los mayores cambios de la mina, cuando debió abandonarse el campamento Sewell, donde vivían los trabajadores y sus familias debido al aumento de emanaciones de gases.

2569

Mientras los trabajadores se trasladaban a la cercana ciudad de Rancagua, Sewell, que se caracteriza por su original arquitectura, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Desde la década de 1980, El Teniente ha sufrido una persistente baja en la ley (presencia del metal por tonelada), que actualmente se encuentra en cerca de 1%, lo que ha obligado a incorporar mayor tecnología y seguir perforando para aumentar la producción.

Esto es lo que ha llevado a un fuerte plan de inversión durante los últimos años, lo que incluye el nuevo nivel.

El Teniente consiste en una serie de niveles alrededor de una gran "pipa", pilar, donde se van creando los distintos niveles a su alrededor, siendo los más recientes Pilar Norte y El Diablo, a los que se sumará el nuevo nivel.

Estas inversiones consisten en la construcción de nuevas rampas, cintas transportadoras a la superficie, así como agregar una nueva rueda de fundición al metal (donde se crean los paneles o cátodos).

La inversión en Pipa Norte significó US$140 millones, que agregó 75.000 toneladas de cobre fino al año, además de instalar a la producción el uso de vehículos robots que trasladan el cobre hasta las máquinas que parten la piedra ("chancadoras").

En tanto, el proyecto Mina Diablo Regimiento-Fase III, comenzó sus operaciones a mediados de 2012, para aportar anualmente una producción de 30.000 toneladas de cobre fino, el cual estará funcionando a su máxima capacidad para 2014.

Pero lo más destacado es el nuevo último nivel, que estará sobre los 1.800 metros de profundidad, que aportará una reservas de 2.020 millones de toneladas, con una ley media de 0,86%, lo que implica 17 millones de toneladas de cobre fino para los próximos 50 años.

Esto significa que El Teniente podría llegar a producir 434.000 toneladas de cobre fino al año, pero para hacerlo se requiere efectuar mayores trabajos en la mina, como dos túneles paralelos de nueve kilómetros para la entrada y salida de los trabajadores, así como una nueva correa transportadora de mineral que llegue hasta esa profundidad.

Además, implicará la construcción de 98.450 metros de túneles horizontales (donde se desempeña la actividad minera) y 3.454 metros de desarrollos verticales (chimeneas de ventilación y piques de traspaso).

La compañía también se ha preocupado de reducir los efectos contaminantes. El Estudio de Impacto Ambiental ya ha sido aprobado por las autoridades, el cual implica un Plan de Rescate y Relocalización de Fauna, dirigido a especies en estado de conservación.

autor

Xinhua

Comentarios