Nueva York. Las firmas brasileñas Odebrecht y Braskem se declararon este miércoles culpables en una corte de Estados Unidos de violar normas contra sobornos fuera del país, como resultado de una investigación en Brasil sobre una extensa red de corrupción.

Las empresas admitieron su culpa en una corte federal de Brooklyn por su papel en una trama que consideraba sobornos a políticos a cambio de contratos con la petrolera brasileña Petrobras.

Las multas que suman US$3.500 millones, de las más grandes jamás pagadas por un caso de corrupción, fueron negociadas como parte de un acuerdo global con autoridades estadounidenses, brasileñas y suizas.

Odebrecht es la empresa de ingeniería más grande de América Latina y en Braskem son accionistas Odebrecht y Petrobras.

Ambas empresas también acordaron cooperar con las autoridades, implementar mejoras y ser supervisadas por entidades externas.

Las declaraciones de culpabilidad fueron las primeras en Estados Unidos tras la investigación "Lavado de Auto" en Brasil sobre corrupción en Petrobras, que ha llevado a decenas de arrestos y a una agitación política en el país.

Odebrecht dijo a la corte que puede pagar US$2.600 millones. La sentencia fue programada para abril, cuando se cerraría el acuerdo.

En virtud del acuerdo global, Braskem también aceptó pagar US$957 millones, según la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

Ambas empresas también acordaron cooperar con las autoridades, implementar mejoras y ser supervisadas por entidades externas.