Panamá, Costa Rica, Colombia y Ecuador se unen para controlar la pesca ilegal

Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá

El plan implica que cada uno de esos países se encargará de la protección de sus respectivas áreas jurisdiccionales, con énfasis en las áreas protegidas, informaron fuentes oficiales.

El proyecto tendrá una duración de un año, con opción de prolongarse a tres, para llevar a cabo diferentes acciones que hagan cumplir la normativa vigente en materia pesquera de cada país.

  • Mar, 06/25/2013 - 18:24

Panamá. Tres instituciones panameñas presentaron este martes un nuevo proyecto para prevenir y controlar la pesca ilegal en el Pacífico, una iniciativa que implica la cooperación de las autoridades de Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá.

El plan, anunciado por la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), la Autoridad Nacional del Ambiente y la fundación ecologista MarViva, implica que cada uno de esos países se encargará de la protección de sus respectivas áreas jurisdiccionales, con énfasis en las áreas protegidas, informaron fuentes oficiales.

Uno de los aspectos claves será, por tanto, la creación de una base de datos a partir de la información que cada país obtenga de sus actividades y que compartirán entre ellos para facilitar la acción conjunta ante esta situación.

El objetivo principal es "eliminar la competencia desleal de los que realizan la pesca ilegalmente" en el llamado Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, declaró a Efe Giovanni Lauri, administrador general de ARAP.

El proyecto tendrá una duración de un año, con opción de prolongarse a tres, para llevar a cabo diferentes acciones que hagan cumplir la normativa vigente en materia pesquera de cada país.

Para ello, se han desarrollado algunas herramientas para que la labor de los inspectores sea más cómoda, como por ejemplo guías de peces e invertebrados, manuales de protocolo, así como talleres para mejorar la capacitación del personal.

"Se van a crear varios instrumentos y bases de datos de forma moderna para compartir información tanto localmente como entre países", añadió Zuleika Pinzón, directora nacional de la organización conservacionista MarViva.

La pesca ilegal, no declarada o no reglamentada, es una cuestión difícil de cuantificar económicamente, ya que no existe ningún indicador oficial que muestre su repercusión, por lo que Pinzón espera que este proyecto "contribuya" a la creación de estadísticas que permitan conocer la dimensión real del problema en el Pacífico Este Tropical.

En el caso de Panamá, se prevé dotar de un mejor equipo técnico a la región protegida del Parque Natural de Coiba, como parte de la acción de apoyo de control y vigilancia en esta zona.

El administrador general de ARAP admitió que el proyecto ya ha obtenido sus primeros resultados, ya que "en los últimos meses ha bajado enormemente el número de denuncias por pesca ilegal debido a los controles que se están imponiendo".

autor

EFE

Notas Relacionadas

Más noticias de Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá

Comentarios