El Gobierno de Perú suspendió este viernes por 180 días la importación de aves y huevos procedentes de Chile para evitar el ingreso de un brote de influenza aviar detectado en una granja de pavos de la empresa Sopraval en Quilpué.

La resolución fue emitida por el director del Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) y publicada en el diario oficial El Peruano.

En ella se estableció la prohibición de la entrada de aves vivas, huevos fértiles, huevos libres de patógenos específicos (SPF), carne de aves y otros productos derivados capaces de transmitir el virus.

El documento canceló también todos los permisos sanitarios de importación de esos productos, mientras que aquellos que tengan Perú como país de tránsito estarán sujetos a inspecciones en esta materia.

La decisión se tomó pese a que el Servicio Agrícola Ganadero de Chile (SAG) aseguró este viernes que la influenza aviar registrada en los pavos de Sopraval tiene "mínimo nivel de riesgo" para salud animal.