Producción azucarera cubana no alcanza la meta

Cuba

Un reporte de la televisión local responsabilizó a la obsolescencia de las industrias y maquinarias agrícolas, además del huracán Sandy y la mala gestión, como elementos que impidieron mejores resultados.

Las orientales provincias de Santiago de Cuba y Holguín, muy golpeadas por el huracán, produjeron 70.000 toneladas menos de las previstas.

  • Sáb, 06/22/2013 - 18:20

Cuba no pudo cumplir sus planes de producción azucarera durante la zafra 2012-2013, que concluyó por estos días con una fuerte crítica a los productores del vicepresidente José Ramón Machado.

"Los centrales arrancan y se rompen, los arreglan por aquí y se vuelven a romper, o sea, no estaban tan listos como se dice", dijo Machado en una reunión esta semana con directivos del estatal Grupo empresarial AZCUBA, en la que se dio a conocer que sólo se cumplió el 89% del plan de producción.

El vicepresidente señaló que en la dirección de la zafra también se reportaron problemas y subrayó que para hacer una contienda eficiente hay que velar por un conjunto de cosas que alguien las tiene que resolver y dirigirla, y que le hagan caso.

Machado afirmó que la cosecha y fabricación del dulce debe ser planificada y controlada hasta el más mínimo detalle por sus complejidades, como si fuera una operación militar que dura varios meses en las 50 refinerías en activo.

Insistió en lo imprescindible de elaborar un buen plan de producción de cada central, en particular que prevea hasta la hora de arrancada de sus máquinas, el perfeccionamiento de la comunicación con las áreas de corte y tiro, así como del sistema de dirección.

La industria cubana tocó fondo en la cosecha 2009-2010 cuando registró una producción de 1,1 millones de toneladas, la peor en 105 años.

En la reunión se supo que a pesar de que fue la mayor de los últimos nueve años, durante la zafra se dejaron de producir 133.000 toneladas de azúcar, un duro golpe para la economía del país, ya que la tonelada se cotiza a US$400 en el mercado internacional.

En noviembre último, al iniciar la zafra, el grupo AZCUBA, que en 2012 sustituyó al Ministerio del Azúcar, anunció que aspiraba a un aumento del 20% en la producción del dulce con respecto a la cosecha anterior, de unos 1,4 millones de toneladas.

Un reporte de la televisión local señaló a la obsolescencia de las industrias y maquinarias agrícolas, entre otros factores como el huracán Sandy y la mala gestión, como elementos que impidieron mejores resultados.

El sector azucarero, que fue por décadas la principal industria de la isla, sufre de una severa descapitalización y representa ahora alrededor del 5% del ingreso de divisas de la nación caribeña.

Ocho de las refinerías azucareras de Cuba fueron construidas en la década de 1970 y 1980, pero el resto se erigió antes de 1959, por lo que la mayoría requiere de una fuerte inversión de capitales para ser rehabilitados.

El huracán Sandy, que a fines de octubre del pasado año golpeó la zona oriental de la isla, territorio compuesto por cinco provincias, responsables de más de la tercera parte del plan nacional, dañó ingenios y derrumbó sembradíos de caña.

Las orientales provincias de Santiago de Cuba y Holguín, muy golpeadas por el huracán, produjeron 70.000 toneladas menos de las previstas.

El actual plan de reformas económicas en el país señala como objetivos prioritarios de esta industria el incremento sostenido de la producción de caña, el perfeccionamiento de la relación entre el central azucarero y los productores cañeros, y la diversificación.

Azcuba espera revertir un largo declive en la producción local desde 8 millones de toneladas en 1990 y planea producir 2,4 millones de toneladas en el 2015.

Esa entidad estatal se ha propuesto poner a funcionar otras diez fábricas, modernizar su tecnología, mejorar los rendimientos y los sistemas de pago de la caña y aplicar mecanismos de gestión eficiente que le permitan autofinanciarse.

Considerada en otros tiempos como la locomotora económica del país, la industria cubana tocó fondo en la cosecha 2009-2010 cuando registró una producción de 1,1 millones de toneladas, la peor en 105 años.

La isla consume entre 600.000 y 700.000 toneladas de azúcar anuales.

autor

Xinhua

Comentarios

|