Managua. La empresa Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua (CHN), creada por la estatal brasileña Electrobras y por el conglomerado Queiroz Galvo, concluirá el proyecto hidroeléctrico Tumarín en 2019.

El embajador de Brasil en Nicaragua, Felipe Mendonca,  informó este jueves que el proyecto Tumarín se terminará de construir el 28 de febrero de 2019 y que hasta ahora se ha indemnizado a 99% de los pobladores por la adquisición de las tierras para construir la obra.

La Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional (Congreso) se reunió este jueves con Mendonza y con ejecutivos de la CHN, adscrita a la estatal brasileña Electrobras y el conglomerado Queiroz Galvo, para conocer sobre la obra Tumarín.

El diplomático brasileño reiteró que el proyecto hidroeléctrico tendrá un costo de US$1.100 millones.

Agregó que los fondos para el proyecto ya están listos, sin precisar el monto y que durante este año serán reubicadas todas las familias, compuestas por unos 8.000 habitantes de la zona donde se construirá la central hidroeléctrica.

La CHN precisó que se pagaron más de US$16 millones en indemnizaciones a los pobladores afectados.

Los representantes de Electrobras y del grupo Queiroz Galvo presentaron a los diputados de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, el informe sobre los avances del proyecto Tumarín, conforme a lo establecido por la Ley.

Según los inversionistas brasileños, la construcción de la hidroeléctrica Tumarín dará inicio este año y comenzará su funcionamiento en 2019 con una capacidad de generación de 253 megavatios, la mitad de lo que se consume actualmente en el país.

La represa de Tumarín estará localizada en el caribeño municipio de La Cruz de Río Grande, 470 kilómetros al noreste de Managua, y generará 5.000 empleos directos durante su construcción.