Quito. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó hoy que existen "claros signos" de que se pretende utilizar geopolíticamente la denuncia de pago de sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht a funcionarios ecuatorianos entre 2007 y 2016.

"Aquí hay claros signos de que esto quiere ser utilizado política y geopolíticamente, y esto no lo vamos permitir, no tengo nada que ocultar, estas manos están limpias", señaló el mandatario en su informe semanal de labores respecto a la trama de corrupción revelada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

"Tampoco somos tan ingenuos para creer todo lo que diga esta gente (Estados Unidos)", agregó tras señalar que "hay ciertos factores que nos indican que aquí hay intencionalidad política de algunas cosas", de cara a las elecciones presidenciales del 19 de febrero de 2017 en Ecuador.

"Porque ya sabemos por dónde más o menos van los tiros, mañana dicen es Correa, es (Jorge) Glas (vicepresidente), (los supuestos corruptos), y hasta que demostremos que es mentira se nos pasó el 19 de febrero. Y eso es lo que buscan, enturbiar las elecciones", indicó.

Además, el jefe de Estado llamó al pueblo a "estar muy atentos" en la evolución del caso.

Asimismo, Correa dijo que es bienvenida toda la información para sancionar a los corruptos, pero insistió en que su gobierno tampoco aceptará "sin prueba alguna" lo que dicen el Departamento de Justicia estadounidense y Odebrecht, a los que tildó de "arcángeles".

Asimismo, Correa dijo que es bienvenida toda la información para sancionar a los corruptos, pero insistió en que su gobierno tampoco aceptará "sin prueba alguna" lo que dicen el Departamento de Justicia estadounidense y Odebrecht, a los que tildó de "arcángeles".

El Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló el pasado 21 de diciembre información, según la cual, Odebrecht pagó unos 788 millones de dólares en sobornos en 12 países de Latinoamérica y África, incluidos Brasil y Ecuador.

En el caso de Ecuador, indicó que se pagaron 33,5 millones entre 2007 y 2016 para recibir beneficios en contratos equivalentes a unos 116 millones de dólares.

El presidente ecuatoriano expuso que si Odebrecht con sus "prácticas mafiosas ha dado plata a alguien, pues le robaron la plata porque no tenía que dar porque aquí se hacen las cosas en nuestro gobierno transparentemente".

Además recalcó que con su gobierno, la constructora no tuvo "el menor 'chance' porque les pusimos en orden", al recordar que fue expulsada en 2008 tras negarse a reparar fallas técnicas en la Represa San Francisco, obra que estaba a su cargo.

"Expulse a la empresa del país, le puse orden de arraigo a todos sus funcionarios y le suspendí todos los contratos", señaló Correa, quien recordó que Odebrecth regresó en 2010 "cumpliendo absolutamente todas las condiciones que les impuso el gobierno".

También, aseguró que los nuevos contratos que se adjudicó Odebrecht los consiguió en concursos abiertos y que todas las obras fueron auditadas por la Contraloría de Ecuador, por lo que no existió ningún sobreprecio.

"Si hubo comportamientos personales inapropiados somos los primeros en querer identificar a los responsables. Se van descubrir estas sinvergüencerías", acotó el mandatario.

Asimismo, expresó su preocupación de que, a pesar de que Odebrecht trabaja en el país desde los años 80, la investigación del Departamento estadounidense de Justicia analice el supuesto pago de sobornos únicamente en el período 2007-2016.

"Entonces adivinen qué gobierno, sólo el nuestro", ironizó Correa tras apuntar que "eso nos levanta ciertas sospechas".

"En el resto de casos en todos los demás países Perú, Colombia, Brasil se analiza un período que va del año 2001 al 2016", observó.

En su opinión, no es la primera vez que el Departamento de Justicia de Estados unidos hace este tipo de investigaciones de las cuales advirtió, "pero no es en función de la justicia, sino en función de los intereses geopolíticos de Washington".

Actualmente, el gobierno de Ecuador no tiene ningún contrato vigente con Odebrecht, informó el jefe de Estado y, agregó que el único que está en vigor es el que mantiene el Municipio de Quito para la construcción del Metro para la ciudad