Revelan el ránking mundial de los países más amables con el secreto financiero

África, Asia, Europa, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía

Si bien Suiza se encuentra en el tope, EE.UU. está en un sorprendente cuarto lugar. Organización denuncia que paraísos fiscales funcionan a pleno, usando nuevas estratagemas, con la vista gorda del G-20. De los países latinoamericanos, la posición más alta la ocupa Panamá.

Los países que encabezan este ránking son aquellos que ofrecen mayor “jurisdicción de secreto”, condición que facilita el lavado de dinero de mafias mundiales y la evasión fiscal de grandes empresas (Fotografía: www.sxc.hu, B S K).

  • Vie, 10/07/2011 - 05:37

Suiza sigue siendo el aliado mundial número 1 tanto de las redes criminales como de los gobiernos corruptos, al igual que también un adversario formidable de la globalización.

Así se desprende del Índice de Secreto Financiero 2011, que fue dado a conocer esta semana, en el cual la federación de cantones lidera el ránking de países que ofrecen mayor “jurisdicción de secreto”, condición que facilita el lavado de dinero de mafias mundiales y la evasión fiscal de grandes empresas.

Si bien no es de extrañar que el lugar 2 y 3 lo ocupen las Islas Caimán y Luxemburgo, naciones cuasi ficticias que obtienen gran parte de sus ingresos de actividades de esta naturaleza y turismo, no deja de ser desolador que los puesto 5, 8 y 9 estén -respectivamente- en manos de EE.UU., Japón y Alemania.

De los países latinoamericanos, la posición más alta la ocupa una nación célebre como refugio financiero e históricamente cuestionada por ello, Panamá (14), apenas detrás del Reino Unido y un puesto delante de Bélgica. Lo sigue Uruguay (26), que está -notablemente- bajo Canadá e India. Luego aparecen Belize (40), Costa Rica (41) y Guatemala (42), casi al medio de la tabla que considera a 71 naciones.

Para la Tax Justice Network, ONG que creó el ránking, no se trata de una casualidad que grandes países reconocidos por su valoración de la estabilidad y la ley, consientan esta irregularidad.

“Los líderes mundiales en la cumbre del G–20 en abril de 2009 prometieron: `la era del secreto bancario ha terminado’ y poner a la OCDE, un club de países ricos, a cargo de la ejecución de esta tarea”, explica.

Para agregar que “mucha gente esperaba que fuera el inicio de una campaña seria contra los paraísos fiscales o jurisdicciones secretas, pero nos han defraudado”, ya que “el Índice de Secreto Financiero (FSI) revela que éste está tan arraigado como siempre”.

Ello debido tanto a la influencia en aquellos gobiernos de elites corporativas que se verían perjudicadas con la transparencia, como a intereses nacionales específicos, como es el caso del Reino Unido, que “sigue tan comprometido como siempre con su red global de jurisdicciones secretas, que se alimentan de vastos activos y permiten el negocio del manejo de esos activos, a través de la ciudad de Londres”.

Según la entidad, aunque la mayoría de las naciones cuestionadas originalmente ya fueron integradas a las “listas blancas”, mientras “firman alegremente los acuerdos de intercambio de información, han estado -con sigilo- agregando más fuertes y tortuosos mecanismos de secreto a sus ya feroces arsenales off-shore”.

727

Como ejemplo, cita movidas como las de las islas, de jurisdicción británica, de Jersey y Guernsey, que permiten ahora el uso de fundaciones, o los acuerdos entre Alemania y el Reino Unido con Suiza, que han permitido que el secreto siga casi inexpugnable a cambio de una “altamente incierta y probablemente muy pequeña” información relacionada con impuestos de corto plazo.

Para la Tax Justice Network resulta fundamental eliminar las jurisdicciones de secreto financieras, calificación que considera más adecuada que la clásica de “paraísos fiscales”, debido a que “estos lugares permiten a las grandes compañías y los individuos más ricos beneficiarse de las ventajas de los impuestos costa adentro (onshore, es decir en los países que residen u operan), como buena infraestructura, educación y el Estado de derecho y seguridad policial, mientras usan el mundo offshore para escapar a su responsabilidad de pagar por ellas”.

Tax Justice Network fue fundada en 2003 por un grupo de economistas, abogados, juristas, contadores, académicos, ONGs y grupos religiosos, con el fin de impulsar el análisis global de alto nivel sobre sistemas impositivos y el daño no sólo a las arcas gubernamentales, sino a la estabilidad democrática y paz social proveniente de la evasión.

autor

Rodrigo Lara Serrano

Ver más columnas del autor

Comentarios