El Día Nacional del Campesino sirvió de escenario para que el presidente chileno, Sebastián Piñera, sentenciara que es “inaceptable” la situación de violencia que se vive en la Región de la Araucanía.

“(El Gobierno tiene) la obligación de dar seguridad”, porque los que hacen caos en la zona “son una pequeña minoría que viola los derechos de otros, y eso el gobierno no lo puede aceptar”, afirmó.

Por ello, anunció que La Moneda convocará a “una Cumbre Social en La Araucanía”.

De esta forma, agregó, el ejecutivo no sólo buscará “mejorar las oportunidades sociales” en esa zona, sino que también trabajará en los frentes “social y de mantener el orden, la seguridad social” y en “mantener la cultura y las tradiciones”.

Lea además en La Nación: Piñera: Necesitamos una Reforma Tributaria rápida para financiar la educación