Gobierno ecuatoriano extrema acciones para combatir la malnutrición causada por malos hábitos

Ecuador

El gobierno del presidente Rafael Correa ha logrado una importante disminución de la desnutrición crónica, sin embargo a las autoridades les preocupa el incremento de la malnutrición.

La reducción anual promedio durante el actual gobierno es tres veces mayor que en el periodo 1986-2004.

  • Wed, 12/25/2013 - 11:20

Quito. Paralelo a la aplicación de un reglamento sanitario para el etiquetado de alimentos procesados para el consumo humano, el gobierno de Ecuador promoverá una campaña comunicacional sobre buenos hábitos alimenticios.

El gobierno del presidente Rafael Correa ha logrado una importante disminución de la desnutrición crónica, sin embargo a las autoridades les preocupa el incremento de la malnutrición que se produce por malos hábitos alimenticios, informó la ministra coordinadora de Desarrollo Social, Cecilia Vaca a la agencia Andes.

La reducción anual promedio durante el actual gobierno es tres veces mayor que en el periodo 1986-2004.

En los últimos años se han agudizado otras formas de malnutrición como la obesidad, deficiencias de micronutrientes, diabetes que afectan a toda la población, no solo a niños y adolescentes.

Las autoridades han detectado que estos problemas se presentan debido a que las familias reemplazan la alimentación tradicional, nutritiva y diversa por alimentos procesados industrialmente de baja calidad y altos en nutrientes nocivos como sal, azúcar y grasa.

El etiquetado tipo "semáforo" alertará a los consumidores sobre el nivel de nocividad de los productos: rojo=alto, amarillo=medio, y verde=bajo.

La ministra Cecilia Vaca dijo que la campaña educativa-comunicacional del gobierno apuntará a informar a la población sobre cómo alimentarse de forma sana y consejos para llevar una vida activa.

Dentro de las principales causas de muerte en el país se encuentra la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, las enfermedades cardio y cerebrovasculares. De igual manera el sobrepeso y obesidad en los escolares ecuatorianos está en el orden del 29,9%; 26,0%, en adolescentes y 62,8% en adultos.

La funcionaria relató que en una reciente reunión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se planteó que los temas relacionados a la salud tendrán que ser pactados entre los gobiernos y las industrias.

“Cada vez tenemos que lograr que las propias industrias tengan que producir alimentos que sean más sanos para el consumo, y eso implica un pacto social: implica qué queremos como sociedad consumir, cómo queremos alimentarnos, y por parte de las industrias, qué se quiere producir y cómo quieren alimentar a las sociedades”, contó.

Se trata de un tema de responsabilidad social de doble vía y de buscar soluciones ganar-ganar que generen beneficios a la sociedad, añadió la funcionaria.

Antecedentes

El 18 de noviembre de 2013, de manera coordinada con dependencias del Ejecutivo a través del Ministerio Coordinador de Producción, Empleo y Competitividad (MCPEC), de Industrias y Productividad (MIPRO), Coordinador de Desarrollo Social (MCDS), el INEN y el Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (ARCSA), expedió el Reglamento Sanitario de Etiquetado de Alimentos Procesados para el Consumo Humano, con el objeto de regular y controlar el etiquetado de los alimentos procesados para el consumo humano, a fin de garantizar el derecho constitucional de las personas a la información oportuna, clara, precisa y no engañosa sobre el contenido y características de estos alimentos, que permita al consumidor la correcta elección para su adquisición y consumo.

Para cumplir con el objetivo del Reglamento se utiliza una imagen compuesta por barras horizontales que representarán los contenidos de grasas, azúcar y sal de los productos alimenticios, las cuales tendrá diferente color de acuerdo a su nivel de contenido, así, cuando el contenido del nutriente crítico sea alto el color será rojo, cuando sea de contenido medio el color será amarillo y si el contenido es bajo tendrá un color verde.

El Reglamento determina que las industrias deben publicar los niveles de grasa, azúcar y sal que contienen los productos. Las industrias tendrán un plazo de seis meses para establecer el ‘etiquetado frontal’, en el que constará el nivel de grasa, azúcar y sal que contienen los alimentos, así como si tienen o no transgénicos. En el reglamento se incluye una disposición transitoria que determina que las industrias tendrán seis meses más para que acaben con el stock que poseen y que carece de las etiquetas dispuestas.

El Reglamento brinda un plazo de 180 días contados desde su publicación en el Registro Oficial, para que se acojan a esta medida las medianas y grandes empresas que fabrican, importan y comercialicen alimentos procesados y para las pequeñas empresas que importen. El cambio de etiquetado por cumplir con este Reglamento no tendrá costo. En tanto que, hay un plazo de 360 días para las pequeñas y microempresas, también para las personas naturales que realicen actividades comerciales y se acojan al Régimen Impositivo Especial (RISE).

La Agencia Nacional de Regulación, Vigilancia y Control Sanitario (Arcsa) vigilará su cumplimiento. En caso de irrespetar la normativa se sancionará de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica de Salud, que contempla la suspensión o cancelación del registro sanitario.

El Ministerio de Salud ejecutará campañas de información, comunicación y educación para difundir el Reglamento. Con ello se espera contribuir a lograr hábitos alimentacios saludables entre la población y que la industria alimentaria elabore productos con un mejor perfil en el contenido de grasas, sal y azúcar.

autor

Agencia de Noticias Públicas del Ecuador (Andes)

Comentarios

|