Los Ángeles. Comparado con el uso de los combustibles convencionales, la utilización de motores a reacción con biocombustibles puede reducir el número de partículas y las emisiones de sus escapes en entre un 50% y un 70%, según muestra un nuevo estudio de la agencia aeroespacial estadounidense NASA.

     En todo el mundo, los vuelos produjeron 781 millones de toneladas de CO2 en 2015, según el Grupo de Acción de Transporte Aéreo (GATA).

     La investigación internacional cooperativa, publicada en la revista científica Nature, fue dirigida por la NASA con la participación de agencias de Alemania y Canadá.

     El estudio muestra que las emisiones de aerosoles relacionadas con la aviación contribuyen a la formación de estelas de condensación y cirros que pueden alterar la radiación troposférica superior, su carga de agua y con ello el clima.

     Los datos han sido recopilados sobre vuelos de prueba realizados en 2013 y 2014 cerca del Centro de Investigación de Vuelo Armstrong de la NASA en Edwards, California, centrándose en el impacto de biocarburantes en el desempeño de motores, emisiones y estelas de condensación generadas por los aviones, a la altitud a la que vuelan las aerolíneas comerciales.

     Esta serie de pruebas forman parte del Estudio de Efectos de Combustibles Alternativos en Estelas de Condensación y Emisiones de Crucero (ACCESS, siglas en inglés).

     La prueba se basó en muestras de la descarga de los motores a bordo de aeronaves DC-8 de la NASA mientras quemaban combustible convencional Jet A y una mezcla 50:50 (por volumen) de combustible Jet A y un biocarburante derivado del aceite de camelina.

     "Esta es la primera vez que se ha cuantificado la cantidad de partículas de hollín emitidas por los motores a reacción mientras quemaban una mezcla de biocarburante 50:50 en vuelo", dijo Rich Moore, autor principal del informe publicado en Nature.

     Los investigadores planean continuar estos estudios para entender y demostrar el potencial y los beneficios de reemplazar los actuales combustibles utilizados en aviación por biocombustibles, con miras al propuesto avión supersónico X de la NASA.