Un fuerte terremoto sacudió el domingo la sureña ciudad chilena de Puerto Montt y la turística Isla de Chiloé causando daños menores y llevando a miles de pobladores a huir a tierras altas por la amenaza de un tsunami que luego se desvaneció.

La gubernamental Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) dijo que no se registraron víctimas ni heridos por el sismo de magnitud 7,6 que duró cerca de dos minutos y fue seguido por más de una decena de réplicas menores.

El terremoto llevó a las autoridades chilenas a lanzar un alerta de tsunami, que más tarde fue reducida a precaución y posteriormente cancelada. El Centro de Tsunamis del Pacífico también suspendió su advertencia inicial.

"Me estaba preparando para ir al campo con amigos a celebrar Navidad y de repente tembló, tembló y tembló (...), alcanzamos a arrancar de la casa y no nos podíamos mantener parados", dijo a Reuters Denisse Alvarado, habitante de Quellón, una de las localidades más afectadas.

El aeropuerto de la capital regional Puerto Montt, en tanto, operaba con normalidad, y las aerolíneas LATAM Airlines y Sky Airlines informaron que sus vuelos funcionaban sin mayores contratiempos en sus diferentes rutas del sur de Chile.

El aeropuerto de la capital regional Puerto Montt, en tanto, operaba con normalidad, y las aerolíneas LATAM Airlines y Sky Airlines informaron que sus vuelos funcionaban sin mayores contratiempos en sus diferentes rutas del sur de Chile.

"Pensé que se caía la casa y se abría la tierra, porque era muy fuerte y hubo un ruido muy fuerte (...) fue el susto más grande nuestras vidas", agregó la mujer de 46 años.

Miles de personas en la zona costera abandonaron sus viviendas a pie, en automóviles y a caballo cargados con bolsos hacia terrenos más elevados en medio de una intensa lluvia en algunas localidades y bajo el sonido de las sirenas de los bomberos para alertar por la posibilidad del tsunami.

Unas 5.000 personas fueron evacuadas inicialmente en la misma zona donde un megaterremoto de 9,5 de magnitud, el más potente en la historia del planeta, azotó en 1960 y fue seguido por un devastador tsunami, dejando cerca de 2.000 víctimas.

Expertos explicaron que el terremoto de 1960 abarcó una extensión de 1.000 kilómetros de longitud, unas diez veces más que en esta ocasión.

"El sismo tuvo una longitud de unos 100 kilómetros por unos 80 kilómetros de ancho, lo que hace que sea una pequeña zona la que se movió (...) La física es exactamente la misma, el tamaño es la diferencia", dijo Mario Pardo, del Centro Sismológico Nacional de la Universidad de Chile.

El epicentro del terremoto, ocurrido a las 11.23 hora local (1423 GMT), se ubicó en el mar frente a las costas del sur de la isla, a una profundidad de 15 kilómetros, reportó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por su sigla en inglés).

Pese a la magnitud del sismo y que su epicentro se ubicó en una zona costera, las autoridades decidieron pasadas las 14.30 horas levantar el alerta de precaución de tsunami.

"Todas las personas pueden volver tranquilamente a sus hogares y a las zonas de playas tras la información entregada por el Servicio de la Armada", dijo a periodistas Ricardo Toro, el jefe de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi).

Aunque se han sentido decenas de réplicas de menor intensidad, los daños se han concentrado en una carretera que atraviesa la Isla de Chiloé, además de caminos y puentes menores cortados.

Imágenes de medios locales daban cuenta sólo de daños a algunas viviendas, especialmente en Quellón y zonas aledañas en Chiloé.

"No podemos salir de Quellón ni se puede entrar porque la carretera está cortada. Estamos sin agua y sin luz y no sabemos a qué hora van a llegar", relató Denisse Alvarado.

El aeropuerto de la capital regional Puerto Montt, en tanto, operaba con normalidad, y las aerolíneas LATAM Airlines y Sky Airlines informaron que sus vuelos funcionaban sin mayores contratiempos en sus diferentes rutas del sur de Chile.

Los trabajadores en los centros de cultivo y plantas de procesamiento de salmón, del que Chile es el segundo productor mundial, fueron evacuados y las empresas esperaban para poder medir posibles daños en sus instalaciones.

Además, el Servicio Nacional de Pesca evaluaba posibles daños en las caletas de pescadores en la zona.

Según reportes de medios, el sismo fue percibido hasta en la ciudad argentina de Bariloche, del otro lado de los Andes.

El terremoto se desató en una zona muy lejana a las operaciones mineras clave del país. Y la petrolera estatal ENAP dijo que su refinería Bío-Bío, en el sur del país, operaba con normalidad.

Chile tiene una larga historia de terremotos mortales, incluyendo uno magnitud 8,8 que azotó el país en el 2010 y también desató un tsunami que devastó ciudades costeras.