Sepa cómo sobrevivieron los 33 mientras permanecieron atrapados

Chile

Mientras no tuvieron contacto con el exterior, comían cada 48 horas dos cucharadas de atún y media galleta; tomaban medio vaso de leche, y compartían entre todos un tarro con duraznos.

Una vez encontrados, bajo tierra los mineros pudieron tener contacto con sus familias, ver fútbol y escruchar música.

  • Vie, 10/15/2010 - 06:47

Santiago. Con ingenio y tecnología de última generación, los 33 mineros rescatados de las entrañas de la tierra en Chile lograron contrarrestar el hambre, la ansiedad y el encierro durante más de dos meses, en el mayor hito de sobrevivencia del que se tenga registro.

¿Qué comieron?

Desde el momento cuando ocurrió el accidente, el 5 de agosto, hasta que se logró el contacto, el 22 del mismo mes, los mineros comieron cada 48 horas dos cucharadas de atún, medio vaso de leche y media galleta, además de compartir un tarro de duraznos en conserva entre los 33 operarios.

Una vez que se produjo el hallazgo, a través de tubos plásticos, comenzó a suministrárseles botellas de agua mineralizada, vitaminas y medicamentos, junto a una dieta líquida.

Posteriormente, recibieron comida más sólida, como arroz con carne, aunque bajo un estricto régimen de 2.200 calorías para no engordar.

En las cercanías del refugio, los mineros tenían un baño químico y letrinas, a lo que se sumó una sonda que suministró agua potable.

¿Cómo se comunicaron?

La primera señal de comunicación de los mineros fue el 22 de agosto, cuando desde el fondo de la mina escucharon golpes en la cabeza del martillo de una perforadora.

La sorpresa fue mayor cuando al sacar la sonda se encontró en una de las barras un papel blanco que con letras rojas decía: "Estamos bien en el refugio los 33".

Una vez establecido el cordón umbilical, asomaron las primeras cartas de los mineros que viajaron a través de palomas (tubos plásticos) para calmar la ansiedad y angustia, lo que dio paso después a la fibra óptica con comunicación telefónica y videoconferencias.

La tecnología de última generación también estuvo presente, como un cinturón biométrico que los mineros usaron para comunicar y monitorear -desde la superficie y vía sistema inalámbrico- sus signos vitales.

¿Cuál fue su rutina?

Una vez que se produjo el hallazgo de los mineros, se estableció inmediatamente una rutina de comidas: desayuno, colación, almuerzo, merienda y cena.

Apoyados en un cable de energía eléctrica de 500 vatios, instalaron luces para simular el día y la noche, en un intento por mitigar daños en sus ojos.

Tuvieron horarios para hacer ejercicios que fueron definidos previamente por especialistas para que no se atrofien sus músculos y mejoren su capacidad aeróbica.

En las últimas semanas, las labores de los mineros se orientaron a ayudar desde el fondo de la mina en las labores de limpieza y remoción del material que cae tras las perforaciones de las máquinas. Para ello, se dividieron en turnos. El tiempo libre lo disponían para descansar o disfrutar de pasatiempos.

¿Cuáles fueron sus pasatiempos?

La mayoría de los mineros atrapados son fanáticos del fútbol. Incluso, uno de ellos fue jugador profesional. Pese a estar aislados, se le instaló un miniproyector de led para ver partidos en vivo, como el de Chile con Ucrania.

También recibieron videos de estrellas del fútbol como Pelé y Maradona, mientras destinaron una zona para crear un mini casino donde jugaban cartas, dominó y un juego popular con dados conocido como cacho.

En las últimas semanas de los mineros en las profundidades de la tierra se autorizó el envío, a través de las palomas, de algunos diarios de circulación nacional.

Para los fumadores, les fueron enviados parches y chicles de nicotina.

La fortaleza mental de los mineros fue acompañada por la instalación de reproductores de música portátil que conectaron a parlantes.

Los más religiosos recibieron biblias y rosarios bendecidos por el Papa Benedicto XVI.

¿Qué regalos recibieron?

Uno de los regalos más preciados entre el grupo de mineros fue una mini cámara de alta definición con la que grabaron gran parte de su hazaña de sobrevivencia.

Pese a la tragedia, los mineros no perdieron el buen ánimo y un grupo de destacados humoristas le envió ocho horas de grabación con sus mejores chistes.

Dado el fanatismo por el fútbol, algunas estrellas y equipos del balompié mundial se conmovieron con la tragedia de los mineros. El Real Madrid envió 33 camisetas a la mina, el delantero del Barcelona David Villa envío una camiseta a uno de los mineros.

autor

Reuters

Comentarios