Montevideo. El temporal que golpeó a Uruguay con inundaciones y un devastador tornado en la localidad de Dolores, departamento de Soriano (oeste), provocó pérdidas materiales por US$100 millones, informó este lunes el presidente Tabaré Vázquez.

Vázquez presidió un Consejo de Ministros especial sobre el tema y prometió destinar los fondos necesarios para recuperar las viviendas e infraestructura afectadas.

"Los recursos van a estar. Como gobierno estamos seguros que salimos todos juntos de esta situación y viviremos tiempos más felices", aseguró el mandatario uruguayo en la residencia presidencial de Suárez, en Montevideo.

Aseguró que serán atendidas las 800 casas afectadas en Dolores y que se va a recuperar la ciudad mediante "préstamos accesibles" a las familias y subsidios para quienes tengan bajos ingresos.

Vázquez dijo a periodistas que suman diez los muertos por los efectos del clima, la mitad de los cuales murió a raíz del tornado, en tanto dos personas más se encuentran en estado grave.

Los recursos para la reconstrucción surgirán de la redistribución de gastos, donaciones y créditos internacionales.

Según los cálculos del gobierno uruguayo, las inundaciones, que hasta la fecha mantienen fuera de sus hogares a 11.700 personas, causaron daños en la caminos rurales por US$12 millones.

"Esto lleva tiempo. Quisiéramos ir con la varita mágica y decir que está todo pronto pero eso no es posible", concluyó Vázquez.

El tornado, con vientos superiores a los 250 kilómetros por hora, azotó la ciudad de Dolores el pasado 15 de abril, fecha desde la cual se han agravado las inundaciones en gran parte del país por las fuertes lluvias.