"Amigos de Siria" pedirán alto al fuego y acceso a ayuda

África, Asia, Europa, Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía, Estados Unidos

Los ministros de Relaciones Exteriores de más de 50 países asistirán a la primera cita del grupo "Amigos de Siria" en Túnez, en medio de una ola de ataques del gobierno contra la ciudad de Homs.

Hillary Clinton dijo que la oposición siria en última instancia se armará y pasará a la ofensiva si la diplomacia no logra resolver la crisis.

  • Vie, 02/24/2012 - 09:07

Tunez. Naciones occidentales y árabes demandarán este viernes en Túnez que Siria implemente un alto al fuego inmediato para permitir la entrega de asistencia a civiles, ante la ausencia de un consenso internacional para poner fin a la represión contra una revuelta de 11 meses.

Los ministros de Relaciones Exteriores de más de 50 países asistirán a la primera cita del grupo "Amigos de Siria" en Túnez, en medio de una ola de ataques del gobierno contra la ciudad de Homs y la indignación mundial ante la violencia que ha cobrado miles de vidas en el levantamiento contra el presidente Bashar al-Assad.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, dijo este jueves que la oposición siria en última instancia se armará y pasará a la ofensiva si la diplomacia no logra resolver la crisis.

Pero con las iniciativas a favor de una acción más enérgica en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas estancadas por los vetos de Rusia y China y el escaso deseo por una acción militar, se espera que los delegados se centren en la búsqueda de vías para trasladar medicinas y alimentos a los civiles varados y evacuar a las víctimas atrapadas en medio de la lucha.

Un borrador de declaración de la cita, obtenido el jueves por Reuters, llama a Siria a implementar un alto el fuego inmediato para permitir el acceso de la ONU a Homs, y permitir que las agencias entreguen ayuda a los civiles afectados por la violencia.

La redacción del proyecto refleja una dura realidad: hay muy poco que el mundo exterior puede hacer para detener la violencia, mientras Rusia y China, que declinaron las invitaciones a la reunión de Túnez, frenen las resoluciones del Consejo de Seguridad.

La enviada humanitaria de la ONU, Valerie Amos, se espera que asista a la reunión, junto con representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que ya está trabajando con las autoridades sirias y la oposición para concertar treguas diarias para permitir el ingreso de ayuda humanitaria.

En una señal de que la comunidad internacional está buscando maneras de evitar el estancamiento del Consejo de Seguridad, el secretario general Ban Ki-Moon dijo que iba a enviar el ex jefe de la ONU, Kofi Annan, a Siria como enviado conjunto de la ONU y la Liga Arabe.

Dirigiendo sus comentarios directamente a Rusia y China, dijo Clinton a periodistas en Londres: "La estrategia seguida por los sirios y sus aliados es una que no puede soportar la prueba de la legitimidad o incluso la brutalidad, para cualquier período de tiempo".

"Habrá fuerzas de oposición cada vez más capaces. Ellas, en alguna parte, de alguna manera, encontrarán los medios para defenderse, así como para iniciar medidas ofensivas", agregó.

Consultado sobre la posibilidad de una acción militar para tratar de poner fin al derramamiento de sangre, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Alain Juppé, dijo que París no puede actuar sin el respaldo del Consejo de Seguridad.

"Nuestra prioridad es facilitar la prestación de asistencia humanitaria", dijo a periodistas en Londres. "También queremos reafirmar mañana la unidad de la comunidad internacional para ejercer la máxima presión sobre el régimen ( ..). No hay una opción militar sobre la mesa por el momento", agregó.

Dura realidad. Esas opiniones se hicieron eco en el borrador del comunicado, que no menciona ninguna intervención militar extranjera en la línea de la campaña de bombardeos de la OTAN que contribuyó a la caída del líder libio Muammar Gaddafi.

En su lugar, el texto llama a aumentar la presión diplomática sobre Assad para que dimita y apoya un plan de la Liga Árabe que plantea que entregue el poder a un segundo al mando como un preludio a unas elecciones.

La redacción del proyecto refleja una dura realidad: hay muy poco que el mundo exterior puede hacer para detener la violencia, mientras Rusia y China, que declinaron las invitaciones a la reunión de Túnez, frenen las resoluciones del Consejo de Seguridad.

Otro problema que enfrentan las potencias mundiales son las divisiones dentro de la oposición siria, que esperan sean superadas antes de ofrecer su pleno apoyo.

El borrador no llega a respaldar plenamente al opositor Consejo Nacional Sirio como el único representante legítimo del pueblo sirio, pero propone que sea reconocido "como un representante legítimo de los sirios que buscan un cambio democrático pacífico".

autor

Reuters

Comentarios