Washington. Un grupo pequeño pero cada vez mayor de legisladores republicanos está demandando una investigación independiente de los vínculos que pudo haber entre Rusia y la campaña de su correligionario Donald Trump, tras conocerse un memorando del despedido jefe del FBI que dice que el presidente de Estados Unidos trató de frenar una investigación.

La confusión escalaba en Washington por las acusaciones de que Trump trató de poner fin a la pesquisa de los lazos entre quien fue su asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, y Rusia.

Las acciones en Estados Unidos y el dólar caían, mientras los precios de los bonos del Tesoro subían, porque la controversia llevaba a los inversores a dudar de la capacidad de Trump para sacar adelante su agenda de políticas públicas, que incluye recortes de impuestos y eliminar regulaciones.

James Comey, cuyo despido la semana pasada de la dirección del FBI desató una tormenta política en Washington, escribió un memorando en el que detalla comentarios que Trump le hizo en una reunión en febrero, cuando le habría dicho "puedes dejarlo pasar", en referencia a la investigación sobre Flynn.

La mayoría de los republicanos ha dicho que la actual investigación del FBI sobre Rusia es suficiente y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo el miércoles que esa línea se mantenía.

Los legisladores demócratas han exigido que el Departamento de Justicia nombre a un fiscal especial que investigue los vínculos de la campaña de Trump con Rusia.

A la pregunta de periodistas de si piensa que las acusaciones contra Trump justifican un juicio político, el representante republicano Justin Amash dijo: "Si las acusaciones son ciertas, sí. Todos en este país merecen un juicio justo, incluido el presidente o quién sea".

Si más republicanos comienzan a hablar de un juicio político al presidente sería significativo porque el partido controla ambas cámaras de Congreso. Se necesita una mayoría simple para procesar al presidente, lo que llevaría a un juicio en el Senado y su eventual retiro del cargo.

Mientras la controversia crece, Trump se mostró desafiante en un discurso de graduación de la Guardia Costera, en el que se quejó de la cobertura periodística argumentando que ningún político en la historia "ha sido tratado peor o más injustamente".

La mayoría de los republicanos ha dicho que la actual investigación del FBI sobre Rusia es suficiente y el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, dijo el miércoles que esa línea se mantenía.

Sin embargo, el senador republicano John McCain comparó la controversia que involucra a Trump con el escándalo de Watergate que llevó a la renuncia del presidente republicano Richard Nixon en 1974.

"Creo que está alcanzando el punto en que tiene el alcance y la magnitud de Watergate, y de otros escándalos que hemos visto", dijo McCain en un evento en Washington el sábado por la noche.