Falta de locomoción, exceso de censistas en los locales censales y asignaciones a zonas alejadas en último momento son los principales problemas que han enfrentado los encuestadores esta jornada de Censo.

Temprano por la mañana la falta de locomoción colectiva en diferentes ciudades del país se transformó en el principal inconveniente de los voluntarios que debían estar a las ocho en sus locales asignados, pero no podían llegar por la falta de medios para trasladarse.

Auditores de La Radio reportaron que tuvieron que caminar cuadras para poder encontrar un bus para cumplir con su compromiso.

A esto se sumó el colapso de los locales censales donde llegaron más voluntarios de los necesarios para cubrir las zonas a encuestar. El Liceo 1 de la comuna de Santiago fue uno de los que sufrió el colapso y, tras la espera para saber a que lugar serían reasignados, los censistas decidieron irse.

Exceso que constrasta con lo que ocurrió temprano en el local de la villa La Paz, en Talca, donde faltaban encuestadores y recién pasadas las 10 de la mañana el jefe de zona, Carlos Hormazábal, informó que pudieron enviar a sus censistas a la calle para cubrir todo el sector asignado.

Además, auditores de La Radio reportaron que varios voluntarios que tenían que acudir a sectores rurales alejados de su local censal tuvieron que costear su locomoción, que en algunos casos superó los $20 mil (US$30,4).

Francisco Ortiz, informó a La Radio que tuvo que depositarle dinero a su hija para que pudiera costear su transporte desde el local censal a una zona rural cercana a La Serena donde debía encuestar.

Además, en todo el país hay reportes de censistas que sufrieron robos, accidentes e incluso un intento de abuso sexual.