El 30 de diciembre el canciller de Ecuador, Guillaume Long, envió a Perú una carta expresando su preocupación, que es una medida fuerte en lenguaje diplomático, ha dicho a medios peruanos el abogado de la Embajada de Ecuador, Daniel Maurate. Se refiere a la petición ecuatoriana de impedir la salida por vía aérea de Carlos P.C. y su hijo, quienes estuvieron retenidos por la policía de Perú, pero fueron liberados luego por un recurso de Habeas Corpus.

"El Perú no puede convertirse en un escondite para las personas que fugan o buscan evadir la justicia", indicó el abogado al diario La República de Perú. Maurate expresa de forma similar las palabras del presidente ecuatoriano Rafael Correa en la última sabatina del año 2016 cuando dijo que "Perú es la vía que están usando los corruptos para escapar".

"Alguien le sopló que ya íbamos a sacar órdenes de prisión y huyó irregularmente a Perú (…) Mandé al ministro (Diego) Fuentes y al embajador a Lima el 25 de diciembre. Yo mismo hablé con el presidente (Pedro Pablo) Kuczynski para ejercer presión y me dio todo su apoyo. Pero ahora (Carlos P.C.) está en la clandestinidad.”, dijo Rafael Correa, en su Enlace Ciudadano, del 31 de diciembre.

Según el diario El Comercio de Perú, el abogado Maurate dijo que Carlos P.C. usó sellos falsificados de Migraciones para salir de su país y remarcó que la policía del Perú lamentablemente tuvo “pocos reflejos” y por eso ahora está prófugo de la justicia. “Tuvieron tiempo suficiente para expulsarlo y no lo hicieron”, acotó. Además, remarcó que la Policía de Ecuador siempre ha colaborado con la justicia del Perú.

“La policía (de Perú) no tenía que verificar nada porque el Ministerio del Interior de Ecuador había enviado un documento el 24 de diciembre alertando sobre esta persona. Solo tenían que expulsarlo”, acotó Maurate.

"En estos días he acompañado al embajador de Ecuador a visitar distintas autoridades para que se capture a estos señores pero no hay resultados", afirmó.

Un oficial de la División de Extranjería del Perú puntualizó que Carlos P.C. “estaba limpio sin orden de captura de Interpol cuando lo intervenimos”. Carlos P.C. y su hijo fueron retenidos por la policía peruana al amanecer del domingo 25 de diciembre. Tras solicitar un Habeas Corpus, el recurso fue aceptado el lunes 2 de enero por considerar que existió una “afectación al derecho constitucional de libre tránsito” de los ecuatorianos.

Carlos P.C. y su hijo Carlos P.D. están vinculados al caso Petroecuador por presunto lavado de activos.