Ejecutivos de JBS SA y de su controladora, J&F, anunciaron el jueves un acuerdo de delación premiada, mientras que su presidente, Joesley Batista, admitió haber pagado sobornos para obtener facilidades para el grupo brasileño líder del mercado cárnico mundial.

El acuerdo de delación firmado con el Ministerio Público Federal y homologado por el Supremo Tribunal Federal (STF) involucra a siete ejecutivos de la mayor empacadora de carne del mundo y de J&F, y prevé el pago de una multa total de 225 millones de reales US$(67 millones).

El acuerdo se anuncia tras la divulgación de un audio de Batista de una conversación suya con Michel Temer, en la que el presidente supuestamente da anuencia al empresario para comprar el silencio del ex diputado federal, hoy preso, Eduardo Cunha. El STF aceptó abrir una investigación a Temer por este hecho.

En un comunicado separado, Batista admitió haber realizado pagos indebidos a políticos. El empresario agregó que fuera de Brasil, el grupo ha expandido sus negocios "sin violar las normas éticas".

Las acciones de JBS cayeron un 9,7% en la bolsa local. La firma está envuelta en investigaciones por irregularidades en el recibo de préstamos por parte del banco de desarrollo BNDES.