El presidente de Chile, Sebastián Piñera, reafirmó este viernes que para financiar la reforma tributaria “le vamos a pedir un esfuerzo mayor a las empresas, pero al mismo tiempo, vamos a mantener nuestra capacidad de crecer, porque el crecimiento económico genera empleos, mejora los salarios, crea oportunidades y aumenta los recursos del sector público”.

Tras finalizar la visita a un jardín infantil en la comuna de Estación Central, en la capital chilena, el jefe de Estado enfatizó que “prefiero un país que crece, que crea trabajo, que mejora los salarios y que cambia la vida de las personas, a un país estancado, como le está ocurriendo hoy a la inmensa mayoría de los países”.

Piñera además agregó que en un mundo en donde todas las noticias hablan de crisis económica, de recesión y de estancamiento, los chilenos pueden sentirse orgullosos de que Chile esté creciendo, creando trabajos, mejorando los salarios y, además,  haciendo las grandes reformas, como la reforma educacional y la reforma tributaria.

Dijo, además, que “la rebaja en el impuesto de timbres y estampillas, que baja de 0,6 a 0,2%, favorece a todas las chilenas y chilenos que están endeudados, 2,8 millones de personas, 390 mil pequeñas y medianas empresas”, precisando que “necesitamos un esfuerzo adicional de las empresas y por eso el proyecto de ley contempla un incremento en la tasa de impuesto permanente a las empresas, de un 17 a un 20%. Eso va a recaudar mil millones adicionales, que corresponde exactamente con el mayor gasto que vamos a hacer en educación producto de esta reforma”.

Finalmente, el mandatario recordó que “en nuestros dos primeros años de gobierno, gracias a que recuperamos el crecimiento económico, hemos agregado US$7 mil millones adicionales a los recursos públicos. Eso es mucho más que la reforma tributaria que plantean algunos. Y además, todos los años el crecimiento económico agrega 3.600 millones de dólares adicionales”.