Relaciones entre Perú y Bolivia se tensionan por caso de ex prefecto de La Paz

Bolivia, Perú

El gobierno de Evo Morales pide a la administración peruana que expulse a Alberto ‘Chito’ Valle, quien enfrenta en Bolivia un proceso judicial. “No quisiéramos que Perú se convierta, como Estados Unidos, en un refugio de corruptos”, dijo el jefe de Estado.

Evo Morales pidió al gobierno peruano agilizar la deportación de Chito Valle.

  • Jue, 08/26/2010 - 19:43

La Paz. El caso del ex prefecto de La Paz, Alberto ‘Chito’ Valle -quien enfrenta en su país un proceso judicial por daño económico al Estado-, hizo rebrotar la tensión en la relación entre Bolivia y Perú. En alusión a Lima, el gobierno boliviano pidió al vecino país no convertirse en guarida de corruptos y denunció que no tiene voluntad política para deportar a Valle.

“No quisiéramos que Perú se convierta, como Estados Unidos, en un refugio de corruptos que escapan para eludir a la justicia que los procesa por irregularidades y malversación de millones de dólares”, afirmó el presidente Evo Morales en Seúl, Corea del Sur, donde cumple una visita oficial.

De esa manera, Morales reiteró el pedido de Bolivia al gobierno peruano de Alan García, para agilizar la deportación de Chito Valle, quien es juzgado por daño económico al Estado por cerca de Bs 17 millones cuando ejercía el cargo de prefecto de La Paz.

El jefe de Estado boliviano dijo que Valle debe ser deportado a Bolivia porque su situación en Perú es ilegal. “Por lo tanto no se justifica, desde ningún punto de vista, proceso judicial alguno”, señala un reporte oficial.

En mayo del 2009, Morales cuestionó al gobierno de García por dar refugio a tres ex ministros de Gonzalo Sánchez de Lozada: Mirtha Quevedo, de Participación Popular; Javier Torres Goitia, de Salud; y Jorge Torres Obleas, de Desarrollo Económico; acusados de genocidio por los violentos hechos de ‘Octubre del 2003’.

“Al compañero ‘chabacano’ Alan García, colega presidente quiero decirle que no tiene por qué proteger a los delincuentes en el Estado peruano”, dijo Morales en esa oportunidad y en respuesta al ministro de Educación peruano, José Chang, quien lo llamó “chabacano” en marzo del 2009. Morales dijo desconocer el significado de la palabra “chabacano” aunque atribuyó ésta a una ofensa que según él no le molestaba.

Las tensiones entre Bolivia y Perú, con una guerra verbal entre Morales y García, se remontan a 2008, cuando el jefe de Estado boliviano llamó gordo poco antiimperialista a su par. En respuesta, García manifestó que él no tenía las debilidades de fijarse en las apariencias masculinas

La exigencia al gobierno peruano para que expulse a Valle continuó este miércoles por parte del presidente en ejercicio, Álvaro García –por la ausencia de Morales, quien se encuentra fuera del país-, quien exhortó a Perú a no judicializar el caso. “Tenemos que lamentar la falta de voluntad política del gobierno de nuestra hermana República del Perú”, dijo.

Expulsión. “La situación del señor Valle es irregular en Perú. Cuando una persona es encontrada en situación irregular migratoriamente se la expulsa, no se judicializa el tema (...) Quiero exhorta de manera muy respetuosa en el marco de la legalidad, del respeto mutuo entre ambos gobiernos, entre ambos pueblos la expulsión inmediata”, declaró García Linera.

Advirtió, además, que si existiera una voluntad política de expulsar a Chito Valle se lo hubiera hecho en una o dos horas, sin recurrir a ningún juez del Perú. “El derivar (el caso) a un juez ya es entrar a una maquinaria innecesaria de procedimientos que, lo más seguro, va a tender a dilatar un hecho de justicia”, puntualizó García.

La ministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Nardi Suxo, expresó el último martes su preocupación por la demora en la entrega de Chito Valle a las autoridades bolivianas por parte del gobierno peruano. “Estamos preocupados de que esté llevándonos ya tres días hasta hoy (martes) la toma de esta decisión que debía ser inmediata”, argumentó.

El viernes 20 de agosto, Luis Alberto Valle fue detenido en la ciudad de Lima, Perú, por agentes de la Policía Internacional (Interpol) en inmediaciones de la embajada de Estados Unidos en territorio peruano.

La ministra Suxo reveló que Valle frecuentaba junto a los tres ex ministros Quevedo, Javier Torres y Jorge Torres reuniones sociales y que habitaba en una zona residencial limeña. Valle era yerno del fallecido ex presidente Hugo Banzer, quien en su segundo mandato (1997-2001) designó a su hijo político prefecto del departamento de La Paz, cargo que ejerció entre 1997 y 1999. En 2009 pidió asilo al Perú, pero su demanda fue rechazada por Alan García. Desde entonces su estadía en el país era irregular.

autor

LaRazón.com

Comentarios