México exportó productos por un valor de US$ 47.479,5 millones en abril, lo que representó un crecimiento de 16% interanual, que se impulsó sobre todo por el sector petrolero, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Considerando sus dos grandes divisiones, las ventas externas mexicanas no petroleras subieron 12,4%, a US$ 43.654,8 millones; mientras que las petroleras escalaron 81,3%, a US$ 3.824,7 millones.

El alza en las exportaciones petroleras está vinculada sobre todo a las cotizaciones. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda, el conflicto geopolítico entre Rusia y Ucrania ha exacerbado las presiones al alza en los precios de alimentos y materias primas, y podría generar desabastos de insumos industriales clave para la industria manufacturera, y en particular la producción automotriz mundial.

Del total de las exportaciones mexicanas manufactureras en abril, las automotrices crecieron solo 5,2%, a US$ 13.255,2 millones; en tanto que las no automotrices aumentaron 16%, al totalizar US$ 27.596,1 millones.

México no ha sido ajeno al choque económico de la pandemia adverso ni al contexto global complejo. En el primer trimestre del año, los efectos de la variante Ómicron se reflejaron en el sector terciario debido a la reducción de los aforos en restaurantes, hoteles, bares y las actividades turísticas en general.

Asimismo, la Secretaría de Hacienda considera que la escasez de insumos industriales, y el cierre temporal de algunas fábricas por nuevos brotes de contagio, podrían limitar el crecimiento económico global durante el resto del año.

No obstante, en este marco y considerado un crecimiento del PIB de México de 3,4% en la proyección oficial para 2022, las exportaciones mexicanas de productos se mantienen como un motor de la economía, aunque con una tendencia a la desaceleración (crecieron 27,7% en febrero y 20,6% en marzo, a tasas anuales).

Las ventas foráneas agropecuarias fueron de US$ 2.074,8 millones y las extractivas se cifraron en US$ 728,7 millones, con crecimientos anuales de 14,2% en cada caso.

En abril de 2022 y con cifras desestacionalizadas, las exportaciones totales de mercancías reportaron un incremento mensual de 0,86%, resultado de aumentos de 0,16% en las exportaciones no petroleras y de 9,46% en las petroleras.

Por su parte, las importaciones mexicanas de mercancías registraron un avance de 25,7% interanual, a US$ 49.363,5 millones, y con ello la balanza comercial tuvo un déficit de US$ 1.884,1 millones en abril.

Con series ajustadas por estacionalidad, las importaciones totales mostraron una expansión mensual de 5,20%, la cual se derivó de alzas de 3,38% en las importaciones no petroleras y de 19,62% en las petroleras.

Por tipo de bien, se presentaron crecimientos mensuales de 2.31% en las importaciones de bienes de consumo, de 5,43% en las de bienes de uso intermedio y de 7,80% en las de bienes de capital.

En abril de 2022, el valor de las exportaciones petroleras fue de US$ 3.825 millones. Este monto se integró por US$ 3.122 millones de ventas de petróleo crudo y por US$ 702 millones de exportaciones de otros productos petroleros.

En ese mes, el precio promedio de la mezcla mexicana de crudo de exportación se situó en US$ 99,82 por barril, cifra menor en US$ 0,47 respecto a la del mes previo, pero mayor en US$ 38,43 frente a la de abril de 2021.

En cuanto al volumen de crudo exportado, éste se ubicó, en el mes de referencia, en 1.043 millones de barriles diarios, nivel superior al de 0.905 millones de barriles diarios de marzo y al de 0.923 millones de barriles diarios de abril de 2021.

A su vez, las exportaciones de productos manufacturados ascendieron en abril de 2022 a US$ 40.851 millones, lo que representó un alza de 12,3%.

Los crecimientos más importantes se observaron en las exportaciones de productos de la siderurgia (47,7%), de productos químicos (26,8%), de maquinaria y equipo especial para industrias diversas (13,7%), de equipos y aparatos eléctricos y electrónicos (10,9%) y de productos automotrices (5,2%).

En tanto, el aumento anual de estos últimos fue resultado neto de un incremento de 11,1% en las ventas a Estados Unidos y de una reducción de 19,8% en las dirigidas a otros mercados.