Buenos Aires. El gobierno argentino preseleccionó el jueves un consorcio de tres compañías para construir la represa hidroeléctrica Chihuido de US$1.500 millones en el río Neuquén.

Una decisión final sobre el consorcio se espera en septiembre y los trabajos de construcción de la planta de 640 megavatios se iniciarán en noviembre o diciembre, se informó en el comunicado.

La obra consiste en la construcción de un embalse sobre el Río Neuquén, que permitirá el control de caudales, y a su vez dará como aprovechamiento complementario la generación de electricidad y posibilidades de riego, según informó el sitio web de la presidencia.

El consorcio está compuesto la argentina Electroingenieria e Hidrocuyo y la brasileña Constructora OAS. El brasileño Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes) otorgará US$730 millones en financiamiento para la construcción.

La presidenta Cristina Fernández se reunió con el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, y con el presidente de la empresa provincial Emhidro (Emprendimientos Hidroeléctricos) y titular de la comisión evaluadora de la licitación de la central, Elías Sapag, tras lo cual realizaron el anuncio.

El gobernador resaltó que la represa quedará en manos de la provincia al finalizar su concesión. Y señaló además que el 66% del costo de la obra será aportado por empresas, mientras quedará a cargo del Estado Nacional a través de un fideicomiso por la futura venta de energía.